El defensa central cumple 3 años en fuerzas básicas del Puebla; ya jugó con el Tri Sub 18 y 20

Cuernavaca.- Orgulloso de representar a Morelos y de pertenecer al Puebla, se encuentra Santiago Román López.

Román tiene 18 años, sabe que en el estado hay mucho talento y para él ser embajador de Morelos es algo único.

“Representar a la ciudad donde he vivido y de donde me considero que soy, es un orgullo. Que hablen que hay morelenses que están haciendo bien las cosas. Ha habido buenos jugadores de acá y ahorita en Fuerzas Básicas hay muchos de Cuernavaca, Jiutepec, Yaute y Xochi.

“Mis papás ya vivían en Cuernavaca, fui a nacer a México, y a los dos meses me trajeron para acá. Viví en Cuernavaca hasta los 15 que me fui a Puebla”, dijo el defensa central.

Santi llegó a Camoteros en el 2017. Ha jugado en las categorías Sub-17, Sub-20 y con el primer equipo en la Copa MX.

Actualmente hace rehabilitación en Cuernavaca, pues tuvo una lesión en la planta de su pie izquierdo.

Santi debutó en Copa Mx en enero del 2019, y ese mismo mes fue convocado a la Selección Sub-18.

“El año pasado tuve la posibilidad de participar en varios torneos con la Selección. En Dubai, Portugal, Estados Unidos, Eslovaquia, Holanda y a inicios de este año me tocó ir a unos amistosos contra Estados Unidos.

“El año pasado todos con la Sub-18 y este año ya fue Sub-20. Mi primera convocatoria, me acuerdo era mi segundo partido de Copa. Estaba en el vestidor para el partido contra Juárez y me dijeron que estaba convocado (...) me emocioné mucho porque ha sido uno de mis grandes sueños”, dijo el morelense.

El defensa central cumple 3 años en fuerzas básicas del Puebla; ya jugó con el Tri Sub 18 y 20

De 4 a 6 meses fuera

Se estima que Santi esté fuera de 4 a 6 meses por una lesión en la planta del pie. En el Apertura 2019, en la Sub-20 jugó 17 partidos, todos como titular.

"Mi objetivo es llegar a lo más alto. Me gustaría jugar el Mundial Sub-20, debutar en Primera División, consolidarme en Puebla y hacerme de un nombre.” Santiago Román, futbolista 

Por Marco Avelino