La candidata presidencial Keiko Fujimori denunció un “fraude sistemático” en el balotaje de las elecciones presidenciales de Perú, al señalar una serie de presuntas irregularidades que atribuye al partido Perú Libre de su rival Pedro Castillo.

En una rueda de prensa, Fujimori afirmó que han detectado una serie de irregularidades en el proceso electoral realizado el domingo que les “preocupa” y es “importante evidenciarlo”, además de pedir a los ciudadanos que denuncien los casos que conozcan.

La candidata se encuentra a 49.7% en la votación, frente al 50.2% a favor de Castillo, cuando la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) ha contabilizado el 94.4% de actas.

Dada la poca diferencia en el número de votos entre uno y otro candidato, y a la lentitud del escrutinio ―en la contabilidad aún falta un porcentaje de los votos de circunscripciones rurales y de peruanos en el extranjero―, Castillo y Fujimori han expresado su preocupación por el respeto a los votos, aunque solo la conservadora ha hablado de fraude de manera directa.

Pese a la actitud de Fujimori, no está todo dicho. La distancia todavía es reversible. Queda computar los votos en el extranjero, donde en teoría ella tiene más apoyo. “Sabemos que están llegando los votos de los peruanos que residen del exterior y confiamos que con el recuento de estas actas la votación se va a emparejar”, dijo al respecto.