Cuernavaca.- Además de jugar en Primera División un sueño que tiene el morelense Fernando Sámano Salgado es hacerlo en compañía de su hermano mayor Leonardo.

Fer, de 17 años, llegó a Pumas el torneo pasado para integrarse a la Sub-17, y desde entonces se ha hecho de un lugar en la titularidad de las inferiores universitarias.

Le gustaría seguir escalando en el fut, en compañía de su hermano, pues ambos iniciaron con esa ilusión desde niños y trabajan fuerte diariamente para lograrlo. Actualmente, su hermano de 18 años, se encuentra en la Sub-20 felina.

“Mi sueño es llegar a jugar en Primera División y consolidar una carrera y obviamente hacerlo con mi hermano, eso sería una felicidad, un orgullo para mí, el ver que los dos cumplimos nuestro sueño.

“Empezamos muy pequeños, yo tenía como 4 años y mi hermano como 5, cuando nos metieron a entrenar y así, entramos al mismo tiempo.  Somos pocos los que hay en Pumas así que sean hermanos y pues creo que nos ha ido muy bien, nos conocen como los hermanos Sámano, así nos dicen y saben que somos los dos de buenas cualidades y nos tienen confianza porque venimos haciendo bien las cosas”, dijo Fer.

Antes de la pausa por el Coronavirus, Fer jugó 10 partidos e hizo 3 golesen el Clausura 2020.

Pasa la cuarentena en su hogar, en Cuernavaca, realizando el trabajo que le mandan sus profes, junto con su hermano.

“Me siento muy bien, muy contento, en una muy buena forma mental y física, obviamente con el apoyo de mi familia y con la motivación de que comparto este sueño con mi hermano día a día”, dijo. i

¡Muestra su garra! Fernando Sámano

El futbolista morelense sueña con llegar a Primera División; actualmente juega con los Pumas Sub 17
Fer empezó jugando de contención, pero con el paso de las jornadas Raúl Alpízar lo empezó a utilizar de delantero. En el Apertura 2019 el morelense disputó 12 duelos y anotó en par de ocasiones.
‘Me tienen confianza’

Aunque en un inicio el estar en Pumas fue difícil, Fer terminó adaptándose al equipo, hasta hoy en día tener la confianza de sus profesores y compañeros en la Sub-17 universitaria.
“Es difícil al principio, pero me adapté muy rápido y desde el primer torneo me tuvieron mucha confianza mis entrenadores, tuve la fortuna de siempre jugar, eso me genera mucha confianza en mí mismo y cada vez mejoro más.

“Estaba en una forma muy buena, cada vez mejor, al final la verdad que eso me tiene feliz, que todos me tienen mucha confianza, no solo los profes sino todos mis compañeros. Me gané un lugar y un nombre en este equipo, todos tienen una confianza muy grande en mí y eso pues me hace sentir feliz y cómodo en el equipo”, dijo el morelense que comenzara en el fut en el Centro de Alto Rendimiento Soccer Morelos.

Por Marco Avelino