"Lo que vimos ayer fue una rendición” y quien se quedó con el control de la ciudad de Culiacán, Sinaloa, fue la delincuencia," aseguró el analista y columnista, Jorge Fernández Menéndez, luego de que el Ejército capturó y dejó en libertad a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

En entrevista con Pascal Beltrán del Río, Fernández Menéndez confirmó que “lo que vimos ayer fue una rendición. Hay que decir las palabras correctas. Por las razones que sea, se podrá justificar o no, hubo una acción del Estado, hubo una reacción de los grupos criminales y las fuerzas del Estado se rindieron. Entregaron a la persona que tenían detenida para evitar hechos de violencia”.

Jorge Fernández dijo no comprender “cuál es el razonamiento que está detrás de estas cosas, porque la violencia la tuvimos en las calles. Lo que sucede es que la violencia la ejercieron los criminales y al ejercerla en la forma que la ejercieron también de alguna manera pusieron a la ciudadanía bajo su control. Eso es quizá lo más grave de todo lo que estamos viendo. Los que se quedaron con el control de la ciudad fueron los criminales”, recalcó.

Consideró que luego de la entrega de Ovidio Guzmán a las fuerzas criminales por parte del Gobierno Federal, se está mostrando el camino para que otros grupos hagan lo mismo y ejerzan la violencia extrema para lograr sus fines, ya que “has enseñado el camino”.

Precisó por ejemplo que, “el Cartel Jalisco Nueva Generación, qué es lo que va a hacer ahorita, cada vez que se tenga un enfrentamiento, va a hacer lo mismo. Cada vez que vea que está amenazada alguna posición va a hacer lo mismo. Has enseñado el camino”, enfatizó.

Comento además que este camino se le ha enseñado “a las organizaciones sociales. Incendio algo y vas a darme lo que yo quiero”. Precisó que “no se trata de una decisión puntual, eso es lo que quiero decir, se trata de algo que tiene consecuencias hacia el futuro. De la forma en que vas a encarar los desafíos de seguridad, políticos o sociales”, ratificó.

Indicó que “no se puede ser muy duro y hablar de la corrupción de ‘cuello blanco’ y de la corrupción de los grupos criminales. No se puede ser muy duro con uno y pensar que se puede ser blando con el otro, al final, si tú no eres estricto con todos, simplemente te debilitas”, afirmó.