El gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, narró en una entrevista, su experiencia tras contraer coronavirus COVID-19, dando a conocer que el sábado, cuando informó que estaba infectado, tuvo temperatura de 41 grados y "solamente tomó paracetamol porque hasta es peligroso tomar otros medicamentos".

"Te permiten como meterte al agua y tratar de bajártela (...) los dolores de cuerpo son verdaderamente insoportables, son terribles y la temperatura te mantiene en una condición de deshidratación", explicó.

Para una entrevista con Azucena Uresti, el gobernador de Hidalgo afirmó que su familia está bien y dieron negativo a la prueba "el único que dio positivo fui yo", informó.

"La familia está aislada por separado, no nos juntamos, no se le permite a nadie que entre a mi habitación", informó.

El gobernador dio a conocer que un funcionario de la Secretaría de Salud del estado también está contagiado con el COVID-19, siendo hospitalizado.

"Tenemos otros casos muy feos, por ejemplo una persona que trabaja en el sector salud, se debate entre la vida o la muerte, lo tenemos hospitalizado, muy grave", dio a conocer el gobernador de Hidalgo.

Tras reunirse en una conferencia matutina con el presidente Andrés Manuel López Obrador días antes de ser diagnosticado con el COVID-19, espera no haberlo contagiado y pidió cuidarlo.

"Yo espero no haber contagiado al presidente, cuiden al Presidente", mensiono Fayad, quien además explicó que "ya se siente mejor" pero por los malestares el domingo en la madrugada "sentía que me moría".

"Estoy súper bien, el domingo en la madrugada sentía que me moría, un adulto mayor no lo aguantaría", narró.

El gobernador afirmó que el COVID-19 no es una broma, ni una simple gripa.

"No es broma, se debate entre la vida o la muerte (...) esto no es una gripita, los picos más altos llegan a 41 grados".

El hidalguense hizo un llamado a la población a seguir las recomendaciones de prevención para no contraer el COVID-19.