El dilema de mandarlos a clases o no. Autoridades de Salud han confirmado en Morelos que a la fecha tras el regreso a clases presenciales, en la entidad hay 30 casos confirmados de COVID19 y 14 sospechosos.
Resulta evidente el riesgo de contagio está al acudir a los salones, pues es bien sabido que no todos, tanto maestros y alumnos, guardan los protocolos indicados para no contagiarse.
Muchos padres, cansados de un año de tener a sus hijos en casa, a la primera oportunidad que tuvieron los mandaron a la escuela, y para que no sigan en el hogar, en muchas ocasiones los envían incluso si llegan a presentar algunos síntomas de alerta.
Pero también es cierto que no es lo mismo la enseñanza en el salón de clases que en línea, más cuando se trata del nivel primaria y mucho más en primer grado, donde los pequeñitos realmente aprenden a leer.
En conversaciones con directores de escuelas primarias, éstas han coincidido que el ciclo escolar que recién concluyó en julio, trajo un evidente atraso en el aprendizaje para los estudiantes que egresaron de primer grado de primaria.
Esto quiere decir que, la gran mayoría, pasaron a segundo sin saber leer, o leyendo a medias, derivado de que tomaron clases a distancia desde el inicio de la pandemia, el año pasado, con las limitantes que ofrece esta modalidad.
Teniendo en cuenta las nuevas variantes de COVID19,  además del hecho de que los menores son el sector que aún no ha recibido su vacuna, los padres se enfrentan a un dilema, entre ponderar la salud o la educación.
Sin duda alguna se vaticina otro ciclo más de atraso en la mayoría de planteles del país, pues la pandemia no cede, los casos de COVID19 en escuelas aumentan, con el obligado cierre de las mismas, y encaminándose a un posible ciclo escolar nuevamente con clases desde casa.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado