El Sol ha protagonizado un espectáculo impresionante con una erupción masiva que ha dejado boquiabiertos a los expertos de la NASA. Esta potente explosión, captada por el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA, ha desatado preocupaciones sobre posibles daños en sistemas de navegación como el GPS y satélites, así como en las redes eléctricas.

La radiación emitida hacia la Tierra podría tener consecuencias significativas, desde afectar las señales de navegación hasta poner en riesgo a las naves espaciales y los astronautas. Incluso, aunque representa una amenaza, podría dar lugar a hermosas auroras en el cielo.

Según los expertos, esta es la erupción solar más poderosa en siete años, desde un evento similar ocurrido en septiembre de 2017, que generó apagones de radio prolongados. Clasificada como una llamarada X, este tipo de explosiones solares pueden causar apagones de radio en todo el mundo y tormentas de radiación en la atmósfera superior.

Las consecuencias potenciales son notables. Por ejemplo, un estudio publicado en la revista Space Weather reveló que las llamaradas de 2017 dañaron las comunicaciones por radio durante los esfuerzos de respuesta a los huracanes en el Caribe.

La última erupción, registrada como una llamarada X6.3, es la mayor de las tres que han ocurrido desde el miércoles, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA). Se espera que las partículas resultantes de la erupción lleguen a la Tierra en aproximadamente dos días, lo que podría dar lugar a la aparición de auroras en el cielo.

 

Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Sigue el canal de Diario De Morelos en WhatsApp