En el Metro, dos amables jóvenes, mujer y hombre, les cedieron el asiento a dos adultos mayores.

Si en ruta, autobús o Metro,
alguien te da por piedad
o por cortesía el asiento…
¡Es por que notó tu edad..!

Corolario: Es decir que eres de la Tercera Edad, que ya estás senecto, viejo, vejete, ruco o “rucailo”; anciano o decrépito… ¡Ahí tu escoges!