compartir en:

Rehabilitó el Ayuntamiento de Cuernavaca los camellones de Acapantzingo.
Esa rehabilitación,
que parece extraordinaria,
por ser una obligación…
¡Ya era justa y necesaria!

Corolario: ¡Qué bueno, son simplemente obras de mantenimiento!

Por PABLO RUBÉN VILLALOBOS