Aparte de las fosas clandestinas de Tetelcingo con 113 muertos sin identificar, están las de Jojutla, Amacuzac y quien sabe cuantas más.

Una dama de linaje,
sostiene esta afirmación,
A mí aquí no me hacen maje…
Este Estado es un panteón.

Corolario: Muertos por aquí… muertos por allá… muertos más allá… hasta allá y por acá… ¡Qué cadavéricos tiempos…!

Por PABLO RUBÉN VILLALOBOS