Con  graves riesgos, trabajan legisladores en el nuevo edificio del Congreso, entre grietas y problemas de servicios.

 

Del sexenio era un orgullo,

Esta obra de renubrón,

que por las fallas que tuvo…

¡Ocuparlo esta cabrón..!

 

Corolario: ¡Ojalá que los diputados resuelvan esas broncas y no les pase nada!

 

Por PABLO RUBÉN VILLALOBOS