La ciencia de la Transdisciplinariedad es un concepto científico que se está abriendo paso en la búsqueda para resolver problemas sociales complejos. Es una escuela de pensamiento que fusiona el conocimiento tanto de la academia como fuera de ella. Es un modo científico que se diferencía tanto del modo interdisciplinar como del multidisciplinar.

Las instituciones de investigación y educación superior han creado entidades que propician programas específicos desde una perspectiva transdisciplinar, con el objetivo de plantear estrategias y metodologías para resolver problemas sociales complejos. El Instituto Politécnico Nacional en su Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CINVESTAV) ha desarrollado el Programa Transdisciplinario de Desarrollo Científico y Tecnológico para la Sociedad; La UNAM tiene diversos programas que abordan problemas desde la transdisciplinariedad; la Universidad de Morelos (UAEM) creó el Centro de Investigación Transdisciplinar en Psicología.

El Centro Iberoamericano de Desarrollo Estratégico Urbano (CIDEU) considera que para enfrentar los desafíos de las ciudades, se requiere desarrollar estrategias, metodologías, conocimientos y tácticas de acuerdo a las peculiaridades de cada ciudad y su circunstancia. En su página, el CIDEU sostiene que en el año 2050 las ciudades albergarán al 70% de la población en el mundo. Por lo que propone que las ciudades cuenten con planes estratégicos de largo alcance, para dar condiciones dignas a sus actuales y futuros habitantes. Se requiere

 gente que entienda la complejidad de las ciudades a través de la joven ciencia transdisciplinar.

Las grandes urbes tienen que enfrentar serios problemas. Algunos de ellos les vienen del exterior, como el cambio climático o los vaivenes de la economía y la salud. La velocidad del cambio tecnológico. El envejecimiento de su gente.

La pandemia ha demostrado que las naciones no están tan dispuestas a la cooperación en caso de emergencias y se cierran a la cooperación internacional. Justamente cuando parecía que la revolución tecnológica que propicia una intercomunicación como nunca en el planeta, los nacionalismos han vuelto a surgir, poniendo a la humanidad en jaque. Nosotros no somos ajenos a esas inercias.

El calentamiento global que está padeciendo la Tierra, debería alertarnos de los posibles daños que sufriremos en las ciudades de no tomar medidas oportunas. La película El Día Después de Mañana, muestra lo que podría suceder si no se realizan acciones que contengan el calentamiento de la Tierra. En el film, Sam Hall (Jake Gyllenhaal), científico que trata de advertir sobre el tsunami que se avecina, llega demasiado tarde y no tiene éxito. Los Ángeles y Nueva York son arrasadas y todo el hemisferio norte, posteriormente, se congela.

Sólo faltan 28 años para el 2050. Lo más probable es que yo ya no esté aquí. No veré si Cuernavaca tomó las medidas que se requieren para tener un sistema de drenaje y de agua suficiente para su población que rondará en los tres cuartos de millón de habitantes. Si tuvo éxito un plan estratégico de gran calado. Si su clima logró al menos conservarse gracias al rediseño de la ciudad y al cuidado inteligente de sus barrancas. Y si la inseguridad finalmente fue sometida y controlada.

No es necesario que veamos en una película a Cuernavaca transformada en un erial. En una especie de ciudad perdida formando parte de la CDMX. La capital de Morelos está en tiempo de darle un rumbo distinto.

Pensar y hacer un plan estratégico hacia el 2050 es indispensable. El concepto de transdisciplinariedad para abordar la complejidad de nuestra ciudad, permite que la ciencia interactúe con la sociedad organizada. Es el modo incluyente. O sea, enlaza las ciencias, las políticas públicas y la acción social.

El CIDEU (cideu.org) lo tiene claro. La red de ciudades que lo integran están dispuestas a colaborar, a guiar y apoyar aportando sus casos de éxito y creando plataformas educativas que preparen a profesionales que entiendan el concepto de complejidad. No tenemos demasiado tiempo para actuar. Veo buena disposición de la sociedad civil, aprovechemos el momento.

Por: Ariel Homero López Rivera / opinion@diariodemorelos.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado