MORELIA.- Los cadáveres de siete hombres y una mujer, asesinados presuntamente por el crimen organizado, aparecieron este viernes en el estado de Michoacán en un río, confirmó la fiscalía de la región.

Este múltiple crimen fue descubierto mientras el presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, realizaba una gira por el puerto internacional de Lázaro Cárdenas, Michoacán, en la costa del Pacífico, donde oficializó la entrega del control de las aduanas portuarias del país a la Secretaría de Marina.

La Fiscalía General de Michoacán informó que los cadáveres fueron encontrados por campesinos que caminaban en las inmediaciones del poblado denominado como Isla de las Rosas, en el municipio Álvaro Obregón.

Personal del Servicio Médico Forense acudió a la zona y rescató los cadáveres de tres hombres y una mujer que flotaban en un río pantanoso, mientras que en un radio de 300 metros localizó los cuerpos dispersos de otros cuatro varones.

De acuerdo con las primeras investigaciones del Ministerio Público, las víctimas habrían sido torturadas antes de ser asesinadas, al parecer, por disparos de arma de fuego.

Sin embargo, será la necropsia la que establezca las causas de los decesos, toda vez que los cadáveres presentan un severo estado de descomposición de al menos 10 días.

Álvaro Obregón se ubica 25 kilómetros al norte de la ciudad de Morelia, capital de Michoacán, y apenas el jueves fue incluido por los gobiernos federal y estatal en una estrategia de seguridad especial que comprende cinco municipios del centro del estado.

El pasado 8 de enero, el gobernador del estado, Silvano Aureoles Conejo, aprovechó una visita del presidente López Obrador para pedir apoyo del Gobierno federal en materia de seguridad, tras advertir que cinco organizaciones criminales tienen presencia en Michoacán, uno de los puntos calientes de la batalla del narcotráfico en el país.

Las áreas de inteligencia del Gobierno estatal han identificado a estas organizaciones como los cárteles Jalisco Nueva Generación (CJNG), La Familia Michoacana (antiguo cártel estatal que mudó sus operaciones al central Estado de México), La Nueva Familia Michoacana, Los Caballeros Templarios y el Cártel de Tepalcatepec.

Además, la Secretaría de Seguridad Pública estatal también ha identificado al menos a otras cuatro organizaciones pequeñas, que operan como aliadas de otras con mayor presencia. Estas bandas son los cárteles de Los Reyes, de Zicuirán, de Salvador Escalante y Los Blancos de Troya.