Jessica Reinah Serrano, quien es madre de la menor Amelie, obtuvo la primera orden judicial para que su apellido aparezca en primer lugar en el acta de nacimiento de su hija y en segundo sitio el de su padre.

Este miércoles, la mujer concluyó el trámite ante el Juzgado Quinto del Registro Civil con sede en la ciudad de Puebla.

“Tenemos un caso bonito de un tema de igualdad, pues muchas mujeres se enteraron de esto, y porque todas las personas tienen garantizadas una igualdad; además es un asunto de saber exigir y que puede hacerse”, declaró.

Relató que como madre soltera, registró a su hija Amelie Reinah Serrano, es decir, con sus apellidos de soltera, pero un año y medio después, el padre reconoció a la menor y modificó el acta de nacimiento por Amelie Corro Reinah.

Lo anterior ocurrió sin que ella fuera notificada, por lo que los documentos anteriores perdieron vigencia; ante esta situación, presentó una demanda de amparo ante el Poder Judicial de la Federación.

“Solicité a la justicia federal que mi hija conserve su identidad, toda vez que a pesar de se menor de edad ya tenía una identidad, y derecho de portar un nombre y apellido desde su nacimiento”, señaló.

Primera menor que lleva primero el apellido materno

Después de analizar el caso junto con sus abogados, la mujer poblana decidió exponer el asunto ante la Justicia de la Unión como un tema de igualdad y no de discriminación de género.

Una vez que el juez federal falló a su favor, Jessica Reinah Serrano afirmó que esta acta de nacimiento le otorga el privilegio de que su hija sea la primera menor de edad en el país en portar en primer lugar el apellido materno.

“Se hizo el estudio y efectivamente se daba una mala interpretación del artículo en el estado, y la sentencia de amparo manifiesta que no solo en los tratados internacionales, ni en el Constitución y en formas escritas se debe hablar de igualdad”, indicó.

La sentencia emitida por el titular del Juzgado Quinto de Distrito, como parte del juicio de amparo 1977/2015, es la primera de su tipo a nivel nacional; todo el proceso judicial se prolongó durante un periodo de siete meses.