El último  integrante de la  oferta de compra de autos en México, por parte de Volkswagen, es  la esperada “T-Cross”, que se  presentará oficialmente al público mexicano el 17 de septiembre de 2019.

El Volkswagen “T-Cross” forma parte de la alineación global de la firma alemana. La versión latinoamericana fue presentada tan solo un día después del estreno de la variante europea, con modificaciones puntuales para adaptarse a los gustos y necesidades de Latinoamérica.

Lista para competir con fuertes rivales establecidos, como la Nissan Kicks, Honda HR-V y la Chevrolet Trax, reconocidos como lo modelos más vendidos del segmento, la T-Cross viene a reclamar una porción de ventas en una categoría que representa 1 de cada 12 autos vendidos en nuestro país.

Al igual que el también recién llegado “Virtus”, la T-Cross que se venda en nuestro país será fabricada en Brasil, utilizando la novedosa plataforma
modular 

“MQB A0” que, también sirve de base para otros modelos subcompactos del “Grupo VW”.

Es muy probable que todas las versiones del “T-Cross” lleguen a México con el mismo motor que el “Virtus” con un bloque de 1.6 litros de 110hp y 114 Ib-pie, asociado a una trasmisión automática “Tiptronic”  de seis velocidades. Quizá se ofrezca una caja manual de cinco cambios para la versión de
entrada.

En cuanto al equipamiento  se estima tres versiones: “Trendline, Comfortline y Highline” de series donde se incluirán seis bolsas de aire control eléctrico de estabilidad, frenos “ABS”, equipo eléctrico, volante multifuncional y rines de aluminio de 15”.

 Se podrá optar por un sistema de infotenimiento  con pantalla de 6.5 u 8 pulgadas, climatizador automático, rines más grandes,  luces de conducción diurna de LED, sensores de proximidad, cámara de reversa y quizá espejo retrovisor electrocromático. Está confirmado que la versión más equipada contará con cuadro de instrumentos digital.