Triunfaron los grupos religiosos, que estallaron en júbilo en el recinto parlamentario, con un “¡Sí se pudo, sí se pudo!”. Veinte votos en contra, 18 a favor del polémico dictamen de la iniciativa para legalizar el matrimonio igualitario, que ha partido este día a la 63 Legislatura.

No lograron los votos a la fracción de Morena, para aprobar la reforma al Código Familiar. A su causa, a favor, se unieron la única diputada del PAS y el petista Marco César Almaral Rodríguez, presidente de la Mesa Directiva.

En contra las bancadas del PRI, PAN, dos del PT, el sin partido José Manuel Valenzuela, y para desconcierto, varios de Morena.

 

Los morenistas que rechazaron el dictamen fueron Apolinar García Carrera, Flora Isela Miranda Leal, Rosa Inés Castro, Fernando Mascareño, Mariana Rojo y Palestino Carrera.

La única que faltó a la sesión fue Karla Montero, quien había comunicado su voto a favor.

Con esta decisión, queda anulada por completo la posibilidad de reagendar el tema en la actual Legislatura.