compartir en:

Una costumbre muy pintoresca se vive año con año en noviembre dentro de las casas y panteones de todo
el país para celebrar el Día de Muertos. Desde la época prehispánica se veneraba a la Muerte con ofrendas, lo cual se convirtió en una sagrada tradición, donde los
vivos honran a los muertos que vienen de visita.
Actualmente, los altares reflejan el amor, el fervor, el trabajo, la dedicación y creatividad con la que los
mexicanos rinden homenaje a quienes se adelantan en el camino, lo que se ha convertido en un motivo más para convivir con la familia.

2 de noviembre Día de Muertos  Su Origen  Veneración a los muertos
Las culturas indígenas de los aztecas, mayas, purépechas, nahuas y totonacas celebraron durante más de 3 mil años rituales dedicados a sus ancestros.

Celebración

1 NOVIEMBRE - Día de todos los Santos       Ofrenda a las almas de los niños.

2 NOVIEMBRE  -   Día de los Muertos           Ofrenda a las almas de los adultos.

Anatomía de la Ofrenda de Muertos
Sahumerio
El paso de la vida y la muerte,
además aleja a los malos espíritus.

Fotografía
La imagen del fallecido al que se dedica la ofrenda.

Sal
Purifica para que el alma no se corrompa.

Cigarros
En algunos lugares ofrecen cigarros o algunos de los vicios del difunto.

Veladoras
Ascención de los espíritus, ilumina el camino de las almas a la ofrenda.

6 de cada 10 Morelenses ponen ofrenda en estas fechas.

Bebidas
Algunos altares contienen bebidas alcoholicas del gusto del difunto.

Comida
Según la tradición, se utiliza la comida de más agrado en la vida del difunto.

Flores de cempasúchil
Para guiar el camino de las almas a la ofrenda.

Pan de muerto
Para alimentar a las almas en su regreso.

Agua
Para calmar la sed y para el aseo personal de las almas.

Calaveras
Representan a los muertos de la familia.

Objetos personales
Puede ser cualquier objeto que utilizaban en vida.

Papel picado
De distintos colores que simbolizan la unión entre la vida y la muerte.

Flor de terciopelo
Guiar el camino del difunto además de señal de luto de la familia.

En la elaboración de los altares deben estar incluidos los cuatro elementos de la naturaleza, el viento representado por el papel picado; para calmar la sed del difunto se coloca el agua; las semillas y frutos que vienen de la tierra para hacer alusión a este elemento, y el fuego de las veladoras para iluminar el camino de sus almas.

Diseño / Ilustración: Emmanuel Labastida
Editor: Rodrigo Millán / DDM