"Solamente fue un abrazo", cuenta Javier Sainz, un usuario de Facebook que el pasado 11 de junio acuso haber sido víctima de discriminación en el Museo Casa Natal de Morelos, ubicado en Morelia, Michoacán, donde le pidieron que se retirara tras mostrar cariño y afecto a su pareja.

El joven narró a través de un video que él y su novio se abrazaron dentro del establecimiento e instantes después un policía de nombre Armando se les acercó para pedirles que se retiraran, pues había recibido una queja por parte de algunos visitantes.

"Me sentí muy triste"

A decir del chico, fue un guía de turistas llamado Juan Gaytán, quien le comunicó al oficial que parte de los presentes en su recorrido estaban incómodos con los que finalmente resultaron dañados, ante lo que Javier y su novio solicitaron platicar con el director del lugar. 

"Me sentí muy incómodo, nunca antes había pasado por una situación así y me sentí con mucha tristeza y coraje de saber que aunque estamos en el mes del Pride y acabamos de tener la marcha en esta ciudad, no estemos avanzando en estas cuestiones" Javier Sainz.

"Un abrazo se le puede dar a cualquiera"

El responsable, Jaime Reyes Monroy, fue muy atento y amable, también abierto a sus circunstancias, y según informa el denunciante, les señalo que el mencionado guía de turistas realmente no está inscrito al lugar pero que en ocasiones pasadas ya ha presentado quejas con respecto a personas LGBTI. 

"Simplemente fue un abrazo. Y un abrazo se le puede dar a cualquiera", recalcó Sainz, quien afirma que continúa amando a Morelia y a su gente, pero que nadie se merece ser discriminado.