compartir en:

Jiutepec, MORELOS-Hace 32 años, Patricia Pozos llegó a Jiutepec, Morelos, huyendo del terremoto de 1985 que le arrebató la vida de su padre. Tres décadas después, otro sismo le quitó su vivienda, que quedó inhabitable.

Con lagrimas, dolor y miedo, Patricia recibió a Diario de Morelos en las ruinas de su casa, que se ubica en el número 16 de la calle el Mirador, en el Centro de esta localidad.
Llegó a Morelos con la esperanza de olvidar la tragedia que vivió en la Ciudad de México, pero no fue así. “Yo me encontraba en mi trabajo cuando ocurrió el sismo, pero mi mamá y mis hijos estaban aquí y lograron salir sanos y salvos, pero la casa es pérdida total”, dijo.
Tras el sismo se llevó a su familia a su trabajo en donde les dieron permiso de pasar la noche, ayer por la mañana regresó para hacer un recorrido con Protección Civil, cuyo personal le pidió desalojar la casa por el riesgo de que colapse.
“No sé qué vamos a hacer, no tengo a dónde ir, los vecinos me están apoyando para guardar mis cosas en sus casas en lo que buscamos un lugar, además, tenemos que revisar con calma porque varias partes del municipio están muy dañadas”, dijo.
A punto del llanto asegura que los sismos la persiguen, sus experiencias han sido desagradables y ahora vive temerosa, ya no se siente segura en ningún lugar, en estos momentos agradece que a pesar de las pérdidas materiales ella y su familia están con vida. 

"No sé qué vamos a hacer, no tengo a dónde ir, los vecinos me están apoyando para guardar mis cosas en sus casas en lo que buscamos un lugar, además, tenemos que revisar con calma porque varias partes del municipio están muy dañadas.” Patricia Pozos, afectada por el sismo en Jiutepec

Por: Marcela García
[email protected]