compartir en:

Cuernavaca, MORELOS.- Diario de Morelos ha documentado, en las últimas semanas, cuando menos tres casos de abandono de adultos mayores, situaciones que derivaron en precariedad y una condición, prácticamente de miseria para los adultos mayores afectados.

Doña Rosa
A mediados de mayo se dio a conocer el caso de la señora Rosa Jiménez, quien a sus 90 años era el sostén de su hogar, compuesto por su esposo y su hijo, de 40 años, enfermo de síndrome de Down.
La situación para doña Rosa se volvió crítica, puesto que se vio impedida para caminar y salir a vender sus semillas; ella y su familia tuvieron que sobrevivir con una módica pensión.

Don Lupe
En Xochitepec, a principios de junio, Diario de Morelos visitó a don Guadalupe Mondragón, de 91 años, quien hace 20 perdiera la vista y permanecía postrado en una cama debido a un problema en el hígado, probablemente cáncer.
Don Lupe, como todos en su barrio lo conocen, sobrevivía pidiendo limosna en el Centro de Cuernavaca, ya que ninguno de sus dos hijos ve por él; era gracias a la ayuda de sus vecinos que seguía con vida.

María Elena
Recientemente, en las páginas de Diario de Morelos se publicó el caso de la señora María Elena Maza Lambros, abandonada desde hace casi cuatro años en una casa hogar, en Cuernavaca; la víspera de la Navidad de 2012, su hermana Perla la dejó en ese lugar y desde entonces no sabe de ella.
María Elena padece de sus facultades mentales y su familiar no se ha hecho responsable de pagar ni su estancia en el albergue ni los cuidados y medicinas de que requiere.
A doña Rosa le sonrió la suerte: la Sedatu le construirá su casa. A don Lupe lo apoya ahora el DIF estatal. María Elena sigue esperando a su hermana.

Abandono es delito
Las autoridades pueden intervenir en caso de abandono si media una denuncia de la parte afectada.

Omisión
En el caso de don Lupe sus hijos nunca han visto por él.

Se encajan
De María Elena se sabe que su hermana le cobra y se queda una pensión.

 

Por: Ddm Staff  /  [email protected]