compartir en:

La recién rehabilitada Plaza de Armas, “General Emiliano Zapata” fue el escenario perfecto para que miles de morelenses y visitantes disfrutaran del programa cultural que el Gobierno del Estado programó como antesala a la ceremonia del Grito de Independencia.

Poco antes de las seis de la tarde, las familias comenzaron a llenar los nueve mil metros cuadrados que tiene la Plaza de Armas, la cual presenta entre sus atractivos bancas recién remodeladas, lámparas tipo 1900 y un nuevo sistema de iluminación.

El asombro de los asistentes como Vicente Peralta de Temixco fue evidente, “quedó impresionante, esta remodelación permite tener un ambiente diferente”.

Raúl Gutiérrez, también de Temixco, aseguró que a Morelos ya le hacía falta algo así: la recuperación de su Centro, un lugar donde se realizó una gran fiesta.

El espectáculo cultural inició en punto de las 18:00 horas, cuando el presentador anunció al Ballet Folclórico Infantil “Centro Cultural Quetzalcóatl” deleitando a los asistentes con una estampa mexicana que incluyó bailables de Sinaloa, Veracruz, Guerrero, Nayarit y Jalisco. 

Para familias como la de Luis Nieves de Cuernavaca lo más destacado fue la seguridad, “el dispositivo que están implementando está bien yo pude traer a mis hijos”.

Con él coincidió la señora Leticia, vecina de la colonia Lázaro Cárdenas, también de Cuernavaca, quien reconoció el operativo instalado “tuvimos que caminar mucho, pero valió la pena, nos sentimos tranquilos.

Tras este grupo, al escenario -dispuesto en la parte norte de la plaza, frente a la entrada de Casa Morelos- arribó la Banda Retén, que con canciones que han hecho éxitos bandas como la MS, el Recodo (quien hace un par de meses eligió a Morelos como escenario de su video “Mujer Mujer”) y La Arrolladora puso a cantar a los asistentes.

A las 20:00 horas comenzó el baile y las familias que vinieron de municipios como Temixco, Jiutepec, Cuautla, Ayala y de otros estados como Nayarit disfrutaron de la agrupación morelense Los Giles. No pararon de bailar e incluso pidieron otra.

Abel Espinoza y María Yesenia, ambos de Nayarit señalaron: “La ciudad de la eterna primavera nos ha dejado sorprendidos, nos gustó la plaza y la fiesta”.

Para dar paso a la ceremonia protocolaria del Grito de Independencia, nada mejor que un mariachi, en esta ocasión fue el “Tigrillo de Morelos”.

La lluvia dejó que las familias disfrutaran del momento, del día y de su plaza porque los morelenses merecen vivir estas fiestas en cordialidad, tranquilidad y patriotismo.