Otro video grabado durante el cautiverio de militares en Zicuirán, evidencia la negociación entre un mando militar y un habitante de ese poblado localizado en la Tierra Caliente michoacana.

El video permite observar a los soldados sentados y sometidos, mientras uno de ellos habla por teléfono con alguien a quien llama “mi general”.

El desconocido plantea la exigencia de devolver las armas decomisadas y, con palabras altisonantes, reclama el fallecimiento de dos hombres.

"Vienen y se meten a los ranchos y matan a gente inocente... Ellos vienen, viejo. Y tú vienes y te metes y ahora matas a otros dos, qué quieres que yo te mate a otro. Sí, para estar a mano… ¡revívelos hijo de tu pu… madre!"

Quien lidera a los residentes en poder de los militares, habla respecto al costo de las armas, según él compradas con dinero de padres de familia, maestros y el párroco del pueblo.

"¡Ah! Ahora se ponen que por qué les pedimos las armas, sabes cuánto nos cuesta a todos nosotros cooperar, para comprar, para tener cómo defendernos. Sabes cómo le hacemos. ¿Quieres que te traiga al padre de la parroquia para que te explique cómo nos echa la mano?, porque también él nos echa la mano. ¿Quieres que te traiga a los padres de familia? Los maestros también nos apoyan".

El supuesto mando militar acepta dar las armas, en medio de insultos y amenazas.

"No más vas a pasar tú si quieres. Te voy a dar 10 minutos para que vengas solamente tú, si no yo me llevo las armas de estos muchachos. Y a ellos también los voy a mandar para que se vayan caminando a otro lado"

En el audiovisual, el desconocido afirma que las armas fueron compradas para defenderse del presidente municipal de Churumuco, Rodimiro Barrera y del hermano de éste, Gabino Barrera, a quien acusan de homicidios y agresiones contra habitantes de la región.

"Ven hija...

-¿Quién mató a tu papá hace quince días? Gabino. Aquí está la familia dolida"

Zicuirán es un poblado enclavado en el municipio de La Huacana, al sur de Michoacán, muy cerca de los límites con Guerrero.

De ese lugar es originario Miguel Gallegos Godoy, un presunto narcotraficante buscado por la DEA y autoridades mexicanas, a quien atribuyen nexos con Joaquín Guzmán Loera.