compartir en:

Elementos de la Policía Federal (PF), adscritos a la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) detectaron una manguera que estaba conectada de forma clandestina a un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex), tras percatarse de un derrame de gasolina que generó una arroyo de un metro de ancho, cuando realizaban patrullajes por la autopista México-Cuernavaca, a la altura del kilómetro 44+400 en Huitzilac, por lo que acordonaron la zona para evitar algún accidente y dieron parte a personal de Seguridad Física de Pemex, quienes arribaron al lugar para cancelar la toma clandestina.