Investigadores examinan bacterias para revisar su potencial en producir electricidad; éstas podrían ser usadas para generar energía o en limpieza ambiental.
Científicos e ingenieros exploran cómo aprovechar las plantas de energía microbiana para hacer funcionar celdas de combustible y purificar el agua residual, entre otros usos.
Los ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) desarrollaron técnica de microfluidos para procesar rápidamente pequeñas muestras de bacterias y medir su capacidad para producir electricidad.
“La idea es elegir a los candidatos más fuertes para hacer las tareas que los humanos quieren que hagan las células“, dijo Qianru Wang, postdoctorado del Departamento de Ingeniería Mecánica del MIT.
El descubrimiento podría servir para medir la polarización de otras bacterias que ya saben son productoras de electricidad, las cuales tienen mayor potencial para otras aplicaciones en la vida real.

"Esta técnica puede tener aplicación más amplia en generación de energía limpia, biorremediación y producción de biocombustibles.” Investigadores del MIT

¿CÓMO OCURRE ?

Ciertas especies de bacterias que hay en ambiente privado de oxígeno pueden ser encontradas en minas, en el fondo de lagos, incluso, en el intestino humano, por lo cual su respiración consiste en excretar y expulsar electrones; es decir, dichos microbios pueden producir electricidad.

Fuente: UNAM Global