compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Un grupo de mujeres, comerciantes ambulantes, en el municipio de Emiliano Zapata, denunciaron al alcalde Fernando Aguilar Palma de desalojarlas de forma violenta y arbitraria del lugar en el que ejercían su labor.
Dijeron que hace 10 años se instalaron en un predio –presumiblemente propiedad del gobierno del estado-, localizado a un costado del hospital del ISSSTE, para vender comida y otros productos, y con esa actividad llevar el sustento a sus hogares.
El alcalde, de extracción Verde Ecologista, tenía conocimiento de ello, pero ahora, debido a que presuntamente busca pagar favores políticos a otro grupo de habitantes, ordenó el desalojo.
La vocera de las inconformes, Esther Mota, dijo que el desalojo y despojo de sus pertenencias, porque no les permitieron tomar ningún objeto, ocurrió la madrugada del 14 de julio, por personal de seguridad pública del municipio, vestidos de civiles, y empleados de otras áreas.
La representante señaló que al inicio de la administración de Aguilar Palma, los comerciantes de la zona tuvieron una reunión con su secretario particular, para acordar que los dejaran continuar con su actividad comercial.
Explicó que se trata de un grupo vulnerable integrado por madres y padres solteros, adultos mayores y discapacitados, que encontraron en la comercialización de diferentes productos un modo de sobrevivencia.
Indicó que además de exigir que se respete el acuerdo de inicio de administración, demandan al gobierno municipal que les paguen el daño económico sufrido, porque durante el desalojo, su mercancía y herramientas de trabajo fueron destruidas.

Por: Antonieta Sánchez
[email protected]