Jiutepec.- El morelense Julio Bonifacio llevó al extremo su pasión por el deporte, al tomar sobre el tapiz de entrenamiento una de las decisiones más importantes de su vida. El joven le pidió matrimonio a su novia Karen González frente a sus compañeros y entrenadores.
La historia de Julio y Karen  empezó desde la escuela secundaria, cuando se conocieron, sin embargo, fue hasta varios años después que decidieron unir sus vidas, pues ella siempre procuró estar cerca de él.
“Estaba empezando a entrenar Lucha Olímpica y batallaba en los entrenamientos, porque eran en la tarde, y había veces que no iba a la escuela para entrenar, entonces ella estaba ahí siempre apoyándome en todo tiempo”, recordó para Diario de Morelos.
Pese a esto, y tras una larga pausa en el deporte, Karen siempre siguió demostrando que estaría con él en cualquiera de sus entrenamientos, lo que sin duda reforzó en cada momento la relación que ahora formalizaron.
“Después de siete u ocho años de dejar por completo el deporte, por el trabajo, retomo el camino regresando a la lucha y ella como siempre está conmigo apoyándome”, reconoció Julio.
Ahora, con el verdadero compromiso en puerta, Julio confía en que juntos librarán cualquier prueba dentro y fuera de las competencias deportivas.
“Además de los logros y desafíos que vengan sé que debemos superarlos como en una competencia y quedar encima de cualquier prueba que tengamos.
“Sé que ella no me dejará solo y si tiene un problema yo no dudaré en ayudarla. Es una relación con reciprocidad”, contó.
Finalmente, Julio dijo que así como siente el respaldo de su pareja, hará igual por su disciplina deportiva. “Así como ella me apoya yo pienso hacer lo mismo con la lucha, porque se está dejando y olvidando en Morelos”.

Diego García Cruz
diego.garcia@diariodemorelos.com