¿Quién fue el general Felipe Neri Jiménez (1884-1914)? Fue un famoso líder guerrillero de nervios de acero y corazón de hielo rojo que militó en el Ejército Libertador del Sur, comandado por el general Emiliano Zapata Salazar. Fue miembro de este ejército durante dos años 10 meses, del 29 de marzo de 1911al 21 de enero de 1914. Se incorporó a este bando armado para derrocar el régimen dictatorial porfirista. Felipe Neri comandó bajo sus órdenes una tropa de dos mil hombres y fue tan fiero en los combates que sus compañeros lo admiraban por su valor temerario. Alto de estatura, de mente sana y cuerpo atlético, mirada dominante, experimentado jinete, hábil golpeador a puñetazos, excelente tirador con pistola y fusil, hábil para usar el puñal, el machete y la honda, experto conocedor de caminos en bosques, selvas, barrancas y serranías. Sus subordinados comentaban que era el guerrillero más esforzado, animoso y de valor sereno sin igual, eficaz, activo y arriesgado en sus misiones; estas características lo hicieron destacar y la tradición oral dice que tenía las cualidades para haber ocupado el cargo de general en jefe de los guerrilleros morelenses. Tenía algo desfavorable: no terminó sus estudios primarios, no era intelectual, pero era de carácter noble y de vocación al servicio de la patria. Nació en un paraíso: El Barrio de Gualupita, situado al oriente de Cuernavaca. En su terruño natal aprendió a amar a la madre naturaleza porque muy cerca de su casa se localizaba un bosque que era un autentico paraíso terrenal, donde conoció como la palma de su mano la fauna autóctona y la vegetación nativa; a este bosque lo llamaban Ojos de Agua de Gualupita, que a los 13 años de edad le tocó ver a Felipe como lo acondicionaron como parque y fue testigo cuando lo inauguró de paso el dictador don Porfirio y su esposa Carmen; este parque actualmente muy disminuido se llama Melchor Ocampo, pero cuando lo frecuentaba Felipe tenía una extensión de  6 hectáreas de bosque, donde crecían milenarios ahuehuetes y brotaban abundantes manantiales. Felipe se aventuraba a cazar conejos, iguanas y huilotas. En este ambiente Felipe disfrutó su juventud. Aquí fortaleció su carácter enérgico y vigoroso. 

Por azares del destino, Felipe tuvo que emigrar al oriente del Estado de Morelos, donde conoció las injusticias de los terratenientes, dueños de las haciendas azucareras; y a partir de esta etapa de su vida le agarró un odio a los hacendados, a sus administradores y capataces y en general al sistema político que gobernaba, porque veía que  las autoridades estaban coludidas con los poderosos empresarios, que explotaban a los  humildes. Es por este motivo que se incorporó al ejército revolucionario. En este artículo es imposible narrar el expediente de todos los combates que sostuvo Felipe Neri contra las fuerzas del gobierno. Sin embargo su campo de acción se localizaba en todo el Estado de Morelos, sureste del Estado de México, sur de Puebla y norte de Guerrero, siempre luchando por los postulados del Plan de Ayala, documento que no tuvo la oportunidad de firmar, porque el general en jefe lo comisionó a cumplir misiones de ataque contra fuerzas federales. Se dice que Emiliano Zapata le tenía envidia a Felipe porque veía que la tropa lo admiraba y lo obedecía con gran respeto, y sentía recelo por su excelente reputación, además sospechaba que algún día podía desbancarlo. La causa por la que definitivamente Zapata le perdió la confianza a Felipe fue porque este derrotó a una tropa enemiga, donde se hizo de un valioso botín consistente en prisioneros, caballos, dinero, municiones, cañones, fusiles, etc. Al enterarse Zapata de este triunfo, le ordenó a Felipe que inmediatamente le llevara todo este botín al cuartel general, orden que no le pareció a Felipe, porque fue él quien arriesgó su vida y la de sus compañeros en este combate, por lo tanto se negó rotundamente a obedecer a su jefe. Y se dice que esta fue la causa por la que Zapata pensó deshacerse de Felipe. Desgraciadamente a Felipe lo asesinó el general zapatista Antonio Barona en una emboscada cerca de Amatlán y su muerte increíblemente quedó impune. No obstante, dos ancianos veteranos zapatistas que entrevisté (Don Matías Polanco Castro y Don Francisco Gutiérrez Rosales), quienes conocieron a Felipe y su sobrina Celia San Román Neri y descendientes de compañeros de Felipe me confirmaron que Emiliano Zapata mandó matar a Felipe Neri.

Las personas que aparecen en la presente foto: En el micrófono la profesora Leonila Herrera Marín, directora de la escuela Felipe Neri, Hermenegildo Toledo, presidente del consejo de colaboración municipal del Barrio de Gualupita, Juan José Landa Ávila, egresado de la escuela Felipe Neri y cronista del Barrio de Gualupita, el biólogo Armando Mojica Toledo, director de la revista Metamorfosis,  Matías Polanco Castro, de 87 años de edad, veterano del ejército zapatista y presidente de la asociación del Frente Zapatista, Mauro López Ruiz, veterano de 92 años de edad y miembro del Frente Zapatista, la profesora Celia San Román Neri (vestido azul), sobrina del general zapatista Felipe Neri, Roberto Güemes Salazar, miembro del Club Rotario y sobrino del general zapatista Amador Salazar, Alicia Martínez Gutiérrez, nativa del barrio de Gualupita, la profesora Inés Gutiérrez Rivera, ex directora de la escuela Felipe Neri de 1957 a 1981, el profesor Juan Valverde Rosas, supervisor de la SEP y Marcelino Gutiérrez López, representante de la sociedad de padres de familia. Estas personas, más la profesora Josefina Salgado Reyes, quien no aparece en la foto, se reunieron el día lunes 26 de junio de 1989 a las 9 de la mañana, en el patio de la escuela en cuestión, con motivo de develar la foto enmarcada y presentar la biografía de Felipe Neri, aprovechando el evento de la clausura de fin de clases y el 40 aniversario de la inauguración de la escuela. La donación de la foto y de la biografía fue iniciativa del autor de este artículo, ya que siempre fue desconocida por todas las generaciones de egresados y docentes de dicha escuela la trayectoria de Felipe Neri y alguien debía darla a conocer.

El general zapatista Felipe Neri Jiménez (1884-1914), segundo de izquierda a derecha. 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado