Nació en Tehuixtla, Morelos, el 13 de octubre de 1953. Es hija del político Arturo Espín Velasco (†) y de la señora Altagracia Ocampo Espín (†). Tuvo once hermanos en total, siendo ella la cuarta hija. Se llama Ana Bertha porque en el tiempo en que nació la actriz Ana Bertha Lepe destacaba ya por su belleza y trabajos artísticos.

Realizó sus estudios primarios en la escuela Ignacio Zaragoza de esta población, donde sobresalió por ser una niña inteligente con simpatía por la poesía.

Desde niña siempre supo que sería actriz y encaminó sus pasos hacia esa profesión, a pesar de que su familia no lo veía con buenos ojos. Ella recuerda que le encantaban los cuentos de Cachirulo, al grado de esconderse, para no ir a misa y quedarse a verlos en su casa.

Quien marcó mucho su niñez fue el actor David Silva, pues tenía en Tehuixtla una casa que abrió para que todos los niños y niñas del pueblo estudiaran canto y actuación bajo su dirección. David pronto notó en Ana Bertha una sensibilidad especial para la actuación, y como era amigo de don Arturo, lo convenció para que la dejara estudiar esa carrera.

Ana Bertha, ante el disgusto de su familia por ser actriz, pensó en ser médico, porque era lo que menos le desagradaba e incluso, pensó en ser física matemática, pero al terminar la preparatoria, que estudió en Jojutla, en el plantel “José Urbán Aguirre”, donde impulsada por su profesor de literatura ( se apellidaba Avilés y le apodaban “El suavecito”), le tocó hacer una obra y le gustó tanto que quedó fascinada y fue ahí donde descubrió lo que haría para toda su vida.

Empezó su carrera en el teatro con Enrique Alonso, ella fue de sus princesitas. Hizo con él varios cuentos para la televisión, por ejemplo “La bella y la bestia”.

Sus estudios de actuación fueron en dos lugares: en el Instituto Andrés Soler de la ANDA y posteriormente en la UNAM, en la Facultad de Filosofía y Letras la carrera de Literatura dramática y teatro, donde hizo teatro universitario. Además, estudió danza clásica y jazz en la Academia Superior de Danza de Emma Pulido y durante algún tiempo fue integrante del ballet de esta escuela.

Entre las obras de teatro en la que ha actuado siempre haciendo alguno de los personajes principales, se encuentran: “ Milagro en el mercado viejo” de Osvaldo Dragún, “No es cordero, que es cordera”, de León Felipe, “Ensalada de nochebuena” de Rafael Solana, “Una pura y dos con sal” de Antonio González Caballero, “Secretos de familia” de Héctor Mendoza, “Rosa de dos aromas” de Emilio Carballido, “Tereso y Leopoldina” de Wilebaldo López, “La puerta negra” de Felipe Nájera, “El taller del orfebre” de Karol Vojtyla,  “La suerte de la consorte” de Sara Sefchovich, “Nosotros que nos queremos tanto” de Miguel Falabella, “los encantos del divorcio” de Jean Ker,  “Cena para dos” de Santiago Moncada,  “Él  y sus mujeres” de Neil Simon, “Hasta que la boda nos separe” de Mauricio Pichardo, “Mi Fausto” de Paul Valery. Como se nota por el listado que antecede, Ana Bertha ha representado obras de los más grandes autores dramáticos de la escena mexicana e internacional. 

En el escenario teatral, en las ocasiones en que la hemos visto, destaca por su aplomo, dominio de los recursos de expresión corporal, el manejo muy adecuado de la voz y es de las pocas actrices que dominan su cuerpo hasta tal punto que, si es necesario llorar, las lágrimas fluyen por sus ojos. Pero además y por si esto fuera poco, cuando ella tiene alguna enfermedad, no es excusa para no presentarse en escena, aun a pesar de los malestares y dolencias. En “Fausto” de Paul Valery, una de las últimas obras, en la que interpretó magistralmente el papel de Mefisto, fue reconocida por sus compañeros de escena y por cuantos actores la veían en forma muy elogiosa.

En 1986 Ana Bertha comenzó su amplia carrera en Televisa, en la telenovela “Cuna de Lobos” donde interpretaba el personaje de Mayra Su trabajo en telenovelas se ha difundido en gran parte del mundo y traducido a diferentes idiomas. A su vez ha participado en producciones internacionales, destacando en la telenovela peruana “Leonela”. Otras telenovelas en que ha participado, casi siempre como primera actriz  son: “Tres veces Ana”, “La que no podía amar”, “Soy tu dueña”, “Amor real” y “La usurpadora”. También las diferentes temporadas de “Vecinos”.

Contrajo matrimonio con el también actor Jaime Lozano. Ana Bertha tuvo que enfrentarse a un marcado ambiente de machismo, aunque su generación ya comenzaba a rebelarse; la verdad, en el ámbito laboral no ha desaparecido del todo, sigue vigente y sigue luchando como mujer por consolidar el respeto al género y a su trabajo.

Siempre ha sido una mujer de una autoexigencia total, sin importar sí es televisión, cine o teatro, ella va dispuesta a dejar ahí el alma. Está convencida que la televisión bien hecha es maravillosa.

Ana Bertha es una de las actrices más completas y profesionales del panorama artístico nacional. Tiene una larga trayectoria; ha participado en más de 30 telenovelas, más de 30 obras de teatro y alrededor de veinte películas, entre las que destacan “La mujer de Benjamín” que dan cuenta de su versatilidad y profesionalismo como actriz. Hay que destacar su desempeño como patrocinadora y benefactora de las actividades culturales y artísticas de su lugar de nacimiento. Esto ocasionó que al teatro de la casa de la cultura de Tehuixtla le pusieran su nombre.

En 2001 ganó un Ariel como Mejor actriz por “Su alteza serenísima”, dirigida por Felipe Cazals, dándose desde entonces la paradoja de que, a partir del premio, no ha sido vuelta a llamar para otras películas. En 2019, se le otorgó la venera José María Morelos y Pavón por el 150 aniversario del estado de Morelos, en el área de Arte y Cultura.

Fuente: Emmanuel Espín- Revista Jojutla en el sur de Morelos #8

Ana Bertha Espín Ocampo, es una de las actrices más completas y profesionales del panorama artístico nacional.

Por Eduardo Bello Ocampo  /  bellocampo@yahoo.com