compartir en:

Cuernavaca, MORELOS.- Más de 200 familias del Ejido de Acapantzingo se quedaron sin agua potable desde el sábado pasado, debido a que trabajadores de la empresa que construye el Paso Express rompieron una de las líneas de abastecimiento.
Gerardo Abarca Peña, ayudante municipal de Acapantzingo, informó lo anterior y referirió que  es con ésta ya son 12 ocasiones en que se quedan sin agua los habitantes del Ejido, por  los trabajos de ampliación en el libramiento.
En tanto, el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC) confirmó que los trabajadores de la empresa rompieron una línea de conducción que abastece al Ejido de Acapantzingo.
Abarca Peña agregó que debido a la falta de agua, solicitó de nueva cuenta a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes que exija a la empresa la reparación de la línea de conducción lo más pronto posible, mientras que al SAPAC solicitó que se les apoye con pipas.
“Nos han comentado que van a reparar la línea lo más pronto posible, pero por experiencias pasadas, tardan alrededor de tres días en resolverlo. No es la primera ocasión, ya van varias veces y  no hacen caso a nuestro reclamo social”, dijo.

Piden indemnización
Otro de los inconvenientes que destacó el ayudante municipal de Acapantzingo es la falta de indemnización a los vecinos que se encuentran próximos a la obra.
“Hay casas que están en riesgo; la empresa no ha cumplido con lo prometido, no les ha pagado por sus terrenos, tanto la SCT como los encargados de las obras no se quieren hacerse responsables y eso nos preocupa porque las familias que viven ahí están en peligro”, destacó  Gerardo Peña.
El sábado pasado, habitantes de las colonias Atlacomulco y Chapultepec bloquearon el libramento como medida de presión para que la empresa desazolvara un  canal donde cayó material de construcción y les cortó el abasto de agua.

"No es la primera ocasión (que los dejan sin agua), ya van varias veces y  no hacen caso a nuestro reclamo social.” Gerardo Abarca, ayudante municipal de Acapantzingo

 

Por: Carlos Soberanes /  [email protected]