Además de jefes de Estado, altos funcionarios y empresarios, algunas figuras del entretenimiento han escondido parte de sus fortunas en paraísos fiscales de la mano con la industria offshore. Entre ellos se encuentran cantantes como Luis Miguel, Alejandra Guzmán, Chayanne y Shakira, todos muy famosos en México y América Latina.

Sus nombres y los detalles de sus estructuras offshore surgieron entre los cerca de 12 millones de documentos confidenciales que dieron pie a la investigación internacional Pandora Papers, a la que participaron Proceso y otros 149 medios en 117 países, bajo la coordinación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

Estos personajes se suman a otras superestrellas internacionales de la música, como Ringo Starr, el guitarrista de los Beatles, los músicos Elton John, Julio Iglesias o Miguel Bosé; la actriz Monica Belucci, o los consagrados de la literatura, como el premio Nobel de Literatura peruano Mario Vargas Llosa, y Mercedes Raquel Barcha, esposa del (también) Nobel colombiano Gabriel García Márquez.

En la sombra de las superestrellas del futbol, en los Pandora Papers aparecen figuras internacionales como Ángel Di María, Javier Mascherano, Luis Suárez, Patrice Evra, Rivaldo o los directores técnicos Carlo Ancelotti y Mauricio Pochettino. También algunos personajes vinculados con el futbol mexicano, como Jesús Martínez Díez y Marcelino Bernal Pérez.

Aparte salieron a la luz estructuras de actores, productores y conductoras de Televisa, de galeristas mexicanos o de artistas diversos. 

“El Sol” en el paraíso

Previo al éxito de la serie difundida en Netflix sobre su propia vida, Luis Miguel Gallego Basteri había enfrentado en varias ocasiones situaciones financieras extremadamente complicadas que lo pusieron al borde de la ruina, e incluso de la cárcel.

Ya en los años 80, apenas salido de la adolescencia, el nativo de San Juan, Puerto Rico, descubrió que su padre Luis Gallego Sánchez –mejor conocido como Luisito Rey-- había creado una sociedad offshore llamada Soditic, a la que había desviado cerca de 20 millones de dólares, por los cuales Luis Miguel tuvo que huir durante una temporada en el extranjero.

En la primera década de los años 2000, la superestrella tropezó con el Departamento del Tesoro estadunidense que le reclamaba una deuda de 133 mil dólares por no pagar los impuestos del penthouse que tenía en Brickell, una de las zonas más exclusivas de Miami, 

En 2017, “El Sol” enfrentaba una terrible situación: en sequía de inspiración, enfermo y sin éxito desde hace una década, estaba hundido debajo de una serie de deudas impagables, una de ellas por 4 millones de dólares con su disquera Warner –con la que había vendido casi 100 millones de discos--. Más tarde se vio envuelto en un litigio millonario con el cantante Alejandro Fernández y otro con su exmánager, William Brockhaus, que por el reclamo de un millón y medio de dólares mandó confiscar su Rolls Royce negro.

Ante esta situación, Luismi tuvo que vender sus casas en Acapulco, un departamento en Miami y una casa en Los Ángeles, e irse a arrendar una vivienda en Bel-Air, que en algún momento tampoco pudo pagar; el hombre que había lanzado su primer álbum “Un Sol” a los 11 años y ganó un Grammy a los 14 años, era ya incapaz de terminar un concierto

Y no solo esto: en junio de 2017, el Cuerpo de Alguaciles de Estados Unidos embargaron su yate en Miami, debido a una deuda de 120 mil dólares que el cantante debía a la marina de Fischer Island por anclar ahí su embarcación de 33 metros, con capacidad para 20 personas, dónde solía recibir a la crema y nata de la farándula mexicana y regional.

El yate, bautizado Sky, pertenecía a Luis Miguel Gallego, pero de manera indirecta: era en realidad propiedad de una sociedad de papel en las Islas Vírgenes Británicas (BVI), llamada Skyfall Marine Ltd, de la que cantante y su hermano, Alejandro Gallego Basteri, se volvieron accionista y directo el 13 de junio de 2013. El registro de la operación, realizado por el despacho Trident Trust, contó con el respaldo de la filial de la asesora financiera de “LuisMi” en HSBC en Estados Unidos y la agencia de artistas RZO LLC.

En su carta de recomendación, la asesora indicó que el cantante era cliente de HSBC Bank USA en los 16 años anteriores, y que el saldo promedio de sus cuentas en 2012 era de seis números.

Además de la deuda con la marina de Miami, Luis Miguel también dejó de pagar las cuotas anuales de la sociedad de papel de BVI y tampoco cubrió las cuotas por llenar el formulario de directores, por lo que le cobraron cerca de 7 mil dólares en 2018, y le impusieron una multa extra de 5 mil dólares.

Quien le sacó la cabeza del agua fue el millonario Miguel Alemán Magnani, actualmente profugo en Francia, acusado de defraudación fiscal por cerca de 65 millones de pesos: junto con sus amigos Carlos Slim Domit y Carlos Bremer, el dueño de Interjet tuvo la idea de lanzar la serie y canalizar las ganancias hacia un fideicomiso, destinado a reembolsar las deudas del cantante. 

En entrevista con Reforma, Bremer –el inversionista de la serie-- indicó que Luis Miguel cobró cinco millones de dólares para la primera temporada de la serie, que volvió a detonar su carrera: su tema “Culpable o no” explotó en Spotify, y las generaciones jóvenes redescubrieron a Luismi. En 2020, el artista de 50 años vendió su yate, por un precio estimado a tres millones de dólares, y en noviembre de ese año la sociedad de BVI fue disuelta.

Penthouses 

Al igual que sus padres, el cantante Enrique Guzmán y la actriz Silva Pinal, la cantante y actriz mexicana Gabriela Alejandra Guzmán Pinal suele explayar su vida en las revistas del corazón y programas televisivos, que le han ayudado a construir su imagen de estrella –fue conocida durante un tiempo como “la reina del rock”--, pero a la vez han explotado el morbo de su vida de excesos, relaciones destructivas o de su fracasada operación de cirugía estética.

En abril pasado, la cantante acudió al programa de Adela Micha para defender a su padre de las acusaciones de abuso sexual que su hija, Frida Sofía Moctezuma Guzmán, había dado a conocer días antes en un programa de televisión; el mensaje recibió el apoyo de su abuela y de un amplio movimiento de solidaridad en redes sociales con el lema “yo sí te creo”.

Con Micha, Guzmán respaldó a su padre y aseveró que su hija, con quien tiene un pleito desde hace dos años, padece problemas de salud mental, y aparte aseveró que “le di un departamento, espero que lo disfrute, también le di un carro. Desde hace dos años ha dicho cosas de mí que no son ciertas y que no son posibles de comprobar (…) no la he demandado porque es mi hija y no puedo llegar a este nivel; no sé por qué lo hace, creo que es porque le dejé de dar dinero y eso es increíble”.

Hace unos años, la relación entre madre e hija no era tan tensa. En 2014 y 2018, Guzmán creó una sociedad en las Islas Vírgenes Británicas y otra en Florida, ambas llamadas tras el nombre de su hija: Frida Enterprises Corp, la sociedad de BVI, controlaba un departamento de más de un millón de dólares en la zona Key Biscayne, de Miami; Frida Enterprises Inc, la de Florida, controla un penthouse millonario en otro condominio de la misma zona.

En días recientes, los medios socios de ICIJ revelaron que el nombre de Shakira apareció en las actas de creación de tres estructuras offshore fechadas en 2019, mientras la artista colombiana enfrentaba una auditoría fiscal a profundidad; sus representantes dijeron a ICIJ que las sociedades existían desde años atrás y fueron parte de un proceso de traslado de compañías; añadieron que la artista las utiliza porque la mayor parte de sus ganancias no provienen de España –donde reside-- sino de afuera.

En julio pasado, un tribunal español abrió un caso legal, tras determinar que existían evidencias para pensar que la cantante colombiana había evadido 16.4 millones de dólares de impuestos entre 2012 y 2014; su agencia de relaciones públicas asevera que la artista pagó los impuestos inmediatamente después de enterarse de que debía dinero.

Los medios españoles que participaron en Pandora Papers, El País y La Sexta, documentaron por su parte que el cantante Julio Iglesias encabezó una red de 19 sociedades de papel en las Islas Vírgenes Británicas, a través de las cuales controlaba seis propiedades en Indian Creek, una de las zonas más exclusivas de Miami, por un monto total de 112 millones de dólares, así como un jet privado y un trust para gestionar su sucesión.

El cantante puertorriqueño Elmer Figueroa Arce, mejor conocido como Chayanne, el intérprete de “Fiesta en América” o “Dejaría Todo”, también apareció vinculado a sociedades offshore, una abierta en su nombre en Panamá –Fentress International, S.A.-- y otra en Florida, dueña de un departamento de 500 mil dólares en Miami. 

El cantante español Miguel Bosé Dominguin, por su parte, aparece vinculado con la sociedad Dartley Finance, S.A., creada con la sociedad Apex en 2006; de acuerdo con la prensa española, el artista debe cerca de 80 mil euros de impuestos al fisco español, por gastos que trató de facturar como la compra de jamones, tratamientos de fisioterapia o un entrenador personal.

Los Pandora Papers revelan también la decena de sociedades offshore que controló en las BVI el músico británico Elton John, cuya fortuna se elevaría a 530 millones de dólares, según el Times. El artista apodó sus sociedades con los nombres de los musicales que él escribió y musicalizó, como WAB Lion King Ltd (El Rey León) o HST Billy Elliot Ltd, y derivó ahí los ingresos generados por sus éxitos.

Nobels

Después de la publicación de los Panama Papers, en las que apareció vinculado a una sociedad, el escritor peruano Mario Vargas Llosa negó que fuera dueño de la compañía, y atribuyó la publicación a un “pequeño malentendido”, una declaración que parece muy tibia en comparación con las posturas cada vez más polémicas que ha adoptado en los últimos años.

Entre los más recientes, destacan su respaldo incondicional a la candidata Keiko Fujimori para “salvar al país de un peligro enorme que es caer en manos del totalitarismo” –así ve al líder de izquierda Pedro Castillo, quien resultó electo--, o su afirmación según la cual el mexicano Andrés Manuel López Obrador querrá reelegirse al concluirse su mandato.

Respecto a la estructura offshore, el desmentido de Vargas Llosa, premiado con el Nobel de literatura en 2010, queda contrastado por los Pandora Papers, donde aparece una sociedad de BVI, llamada Melek Investing Ltd, que el escritor usó para canalizar royalties que recibió de sus libros. La sociedad fue disuelta en 2017, un año después de que el autor de La Fiesta del Chivo señaló el “pequeño malentendido”.

Millonarios del futbol

En la sombra de las superestrellas del futbol dueños de estructuras offshore que salieron en los Pandora Papers, como Ángel Di María –quien deriva sus ingresos a una sociedad de Panamá--, Javier Mascherano, Luis Suárez, Patrice Evra, Rivaldo o los directores técnicos Carlo Ancelotti y Mauricio Pochettino –algunos de la cincuentena de futbolistas identificados-- figuran un par de mexicanos vinculados con la industria del futbol nacional.

Pedro Portillo White, quien fue brevemente presidente ejecutivo del Atlas de Guadalajara después que TV Azteca vendiera su participación mayoritaria en el equipo de futbol al Grupo Orlegi, que opera también el club Santos Laguna y el Tampico Madero FC. Aparece como beneficiario de un fideicomiso abierto por su madre en 2003 en BVI, llamado EWP Trust.

Marcelino Bernal Pérez, el volante mixto del Cruz Azul, Puebla, Toluca, los Rayados, el Pachuca y Los Pumas, quien estuvo en la selección en los mundiales de Estados Unidos y Francia y dirige actualmente el equipo de Los Cabos, en la Liga Balompié. El hombre aparece vinculado a la sociedad Shipwright Partners Limited, que creó en BVI en mayo de 2014 con la ayuda de UBS International.

Farándula televisiva

En el mundo de la farándula televisiva, la actriz y conductora tapatía Galilea Montijo Torres tiene un lugar aparte, pues ascendió los escalones de Televisa a partir de 1993, cuando ganó el concurso de “Chica TV”, en un momento en la televisora de los Azcárraga tenía el monopolio absoluto sobre el entretenimiento en México.

Tras una serie de actuaciones en telenovelas, una victoria en el programa Big Brother VIP, y un matrimonio con el político guerrerense Fernando Reina Iglesias –también tuvo como pareja al entonces futbolista Cuauhtémoc Blanco--, aparece ahora todas las mañanas en el programa “Hoy”, que se difunde en el canal Las Estrellas, y es una de las personalidades más populares de Televisa. La mujer creó en abril 2011 la sociedad Ocean Ranch Global Ltd en BVI, cuyo propósito es desconocido. Unos meses después, otro personaje de Televisa, el productor Santiago Galindo Pérez –quien falleció en 2018- creó Flavius Global Ltd, también en BVI.

En la televisora rival, TV Azteca, el actor Leonardo García Vale, hijo del prolífico actor Andrés García García –un galán de sus tiempos, quien protagonizó una pelea con el empresario y personaje de la farándula Roberto Palazuelos por una propiedad--, creó del Nero Trust en BVI en en 2005, en el que puso como beneficiaria a su madre, Sandra Vale, y a Jimena García López. 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado