MÉXICO.— El Día del Primo es una celebración poco conocida que se conmemora cada 9 de junio en varios países de Latinoamérica, incluido México.

Se dice que esta celebración se remonta a la antigua Roma, cuando en el año 297, el emperador Diocleciano persiguió a los hermanos San Feliciano y San Primo, por simple hecho de  ser cristianos.

Los cuales fueron encarcelados y torturados hasta que les llegó la muerte un 9 de junio, aunque no se sabe con exactitud en qué año. Por que el nombre de uno de ellos era Primo, se definió este día para festejar este vínculo familiar.

EL MITO DE CASARSE ENTRE PRIMOS

En México particularmente, cuando se habla de "primos" se suele relacionar con una relación incestuosa, incluso hay personas que creen en un mito que dice que en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, es común que se casen entre primos... Sin embargo esto está prohibido en varios países incluidos México.

Como se menciona, la mayor parte del mundo es legal casarse con algún primo o prima, existen algunas excepciones, como en Estados Unidos, donde los matrimonios consanguíneos están prohibidos en 31 estados. Esto igualmente pasa en otros territorios como Taiwán, Corea del Norte, China y Corea del Sur.

Hay que destacar que un artículo de la revista Demographic Research, señala que cerca del 10 por ciento de los matrimonios en el mundo se da entre primos carnales o primos segundos. 

Por otro lado, de acuerdo con la publicación, el porcentaje ha disminuido en los últimos 20 años, aunque existen excepciones en países como Qatar, en el número de parejas con una relación de consanguinidad es mayor.

Pero más allá de una cuestión legal, también es importante recordar que esa unión podría generar problemas de salud. Hay estudios que señalan las posibilidades de que los hijos concebidos en un matrimonio entre primos, hereden desórdenes genéticos o enfermedades como la fibrosis quística.