Cuernavaca, Morelos.- Francisco González Castro, de 61 años de edad, es un voceador de periódicos y tiene su puesto en el kiosco de Cuernavaca, ubicado justamente en el Jardín Juárez. Es un trabajador que ha dedicado su vida en este oficio y nos cuenta su historia.

“Llevo treinta y ocho años como voceador de periódicos y se dice fácil, pero son muchos momentos difíciles que he tenido que vivir... los más duros son el perderme momentos festivos con mi familia y levantarme todos los días muy temprano. Eso incluye sábados y domingos, y solo descanso cuatro días festivos obligatorios al año.

“Soy originario de Taxco Guerrero, pero toda mi vida la he pasado aquí en Morelos. Hoy tengo mi esposa, María Elena Rosas Cruz, y juntos procreamos a dos hijos: Francisco y Lucia Gabriela González Rosas, y ahora también ya soy abuelo, tengo dos nietos y todos ellos son el motor de mi vida.

“Recuerdo que de niño sufrí muchas carencias económicas, porque éramos varios hermanos y desde entonces me prometí a mí mismo que saldría adelante, así que, de joven me vine a Cuernavaca, llegué primero a trabajar a una librería, después pase a laborar en esto de voceador en una agencia y posteriormente con el tiempo puse mi propio puesto de periódicos.

“Diario de Morelos es un periódico muy completo y se vende mucho, la gente lo prefiere, pues tiene de todo, política, deportes, cultura, sociales, anuncio clasificado, nota roja y reportajes de interés social, juntos hemos visto la historia en Morelos y sigue vigente así como yo”.

“Me gusta lo que hago y seguiré trabajando como siempre... Hasta en mis cumpleaños o enfermo he tenido que venir trabajar, pero todo esto ha tenido una enorme recompensa gracias a Dios, porque tengo mi familia, casa propia y un negocio, pero sobre todo ya saqué adelante a mis dos hijos con estudios, gracias a Dios y a mi esfuerzo cotidiano en este noble oficio de voceador.

“Quiero aprovechar este espacio para felicitar a mis compañeros que también se dedican a esto y que en este mes celebramos el día del Voceador, que estén felices con lo que hacemos, que también es muy importante, porque la gente gracias nosotros pueden acceder a la información.

“A causa de la pandemia, el trabajo se ha visto muy afectado, pero aquí seguimos dando lucha por salir adelante, en estos tiempos casi  todos venimos trabajando desde siete de la mañana a nueve de la noche y agradezco de paso a toda mi clientela fiel, gracias por todo”, comparte don Francisco. 

Por: Luis Flores / local@diariodemorelos.com