La salud es un elemento fundamental para el desarrollo económico de México, que atraviesa una etapa crítica de transición epidemiológica siendo su principal factor de morbilidad y mortalidad de las enfermedades crónicas no transmisibles 5. La obesidad es considerada como el principal factor de riesgo modificable para el desarrollo de este tipo de enfermedades, de tal forma que el consumo de refresco y bebidas hipercalóricas aumenta el riesgo de padecer sobrepeso y obesidad 5.
Abordar a este problema de salud pública de manera unilateral (aumentando de manera indefinida el precio del refresco, o implementar restricciones a la venta de refrescos y comida “chatarra” en las escuelas) no debe de ser el único camino. Se tiene que cambiar a una visión bilateral en la cual se considere que la población, a nivel individual, debe de tener la decisión personal de no consumir refresco o en s su defecto, hacerlo de manera mínima. Ello no significa que solamente se intensifiquen las campañas de educación y promoción de la salud, por el contrario, se necesita algo más profundo y diferente, e incluso de vanguardia. En este sentido se puede hacer referencia al concepto de Salutogénesis 7.
Lo importante para Antonovsky es que las personas sean conscientes y tengan la capacidad de utilizar los recursos generales de resistencia (conocimiento, experiencia, dinero, autoestima, hábitos saludables, compromiso, apoyo social, capital cultural, inteligencia, tradiciones y la visión de la vida). Con estos recursos las personas tienen más oportunidades de hacer frente a los retos y desafíos vitales y de construir experiencias coherentes en sus propias vidas. Este es el concepto que Antonovsky denominó el sentido de la coherencia (SOC, por sus siglas en inglés).
Partiendo de la aceptación de que los patrones dietéticos individuales están influidos por las tradiciones y cultura (además de por la disponibilidad), se ha evidenciado, mediante un estudio realizado por nutriólogos y médicos, que la elección saludable de alimentos que hacen las personas adultas (siguiendo los mensajes actuales de estilos de vida saludable) se relaciona con su sentido de la coherencia: a más alto SOC obtenido en el cuestionario se obtienen elecciones de alimentos más saludables, mientras que un bajo SOC se asocia con un patrón de alimentación menos saludable (incluyendo refrescos y bebidas hipercalóricas), lo cual se relaciona, como se ha insistido a lo largo del texto, con altos riesgos de enfermedades crónicas.
**Dr. Víctor Manuel Ramos Lojero, de DGE

155 litros se consumen en Argentina

154 litros    En Estados Unidos de América

 141 litros   En Chile por persona al año.

Apego del consumidor
De acuerdo con la información proporcionada por la casa encuestadora Euromonitor International

4to.  lugar ocupa México a nivel global en lo que se refiere al consumo de bebidas carbonatadas como lo son los refrescos, con 137 litros per cápita anuales.

 

 

Referencias
ANFABRA, A. d. (2016). Refrescantes.es. Obtenido de: http://www.refrescantes.es/ historia/
 Sierra, R. P. (2008). Sobrepeso y Obesidad. El Ejercicio Actual de la Medicina.Obtenido de: http://www.facmed.unam.mx/sms/ seam2k1/2007/ago_01_ponencia.html
 Córdova, V. JÁ, Barriguete, J. ( 2008). Las enfermedades crónicas no transmisibles en México: sinopsis epidemiológica y prevención integral. Salud Pública de México, 50:419-427.
 Licata, M. (2016 ). Las bebidas gaseosas, su composición y características. Obtenido de http://www.zonadiet.com/bebidas/bebidasgase osas.html
  Transmisibles, O. M. (2016). oment.uanl. Obtenidode : http://oment.uanl.mx/origen

TAGS EN ESTA NOTA:




Loading...