Cuernavaca, MORELOS.- En el caso de Morelos, no existe un sistema de alertamiento que pueda avisar sobre el registro de un sismo, de acuerdo con el director general del Centro de Instrumentación y Registro Sísmico, A.C. (CIRES), Juan Manuel Espinosa Aranda.
En entrevista exclusiva, aseguró que el Gobierno del Estado debería invertir 25 millones de pesos, para  colocar dos transmisores que ayuden a emitir las alertas, que estarían en el corredor Ajusco Chichinautzin y en la zona sur.
“En Morelos, sólo se deben colocar transmisores para avisar  a la población, aprovechando la infraestructura que ya tenemos alrededor en los estados vecinos,  una vez  todo instalado, el estado debería aportar 4 millones de pesos para mantenimiento”, aseguró.
Espinosa Aranda consideró que  destinar 25 mdp para un sistema de alertamiento, es una inversión en prevención, más que verlo como un gasto elevado.
Un sistema de alertamiento sísmico ayuda a detectar el momento en el que se genera un movimiento telúrico en algún punto del país, y advierte a las poblaciones cercanas  que están al paso de las ondas sísmicas para desalojar con tiempo.
Espinosa Aranda explicó que el sistema es meramente preventivo, ya que cuando los sensores detectan un movimiento telúrico se encienden las alertas a través de las ondas electromagnéticas que viajan más rápido que las sísmicas.
 Actualmente existen 100 sensores instalados en Oaxaca, Guerrero, Puebla, Estado de México, Ciudad de México, Jalisco, Colima y Michoacán, operados por  el CIRES,  que surgió en los años 90.
Oaxaca cuenta con 37 sensores, por ser uno de los lugares con mayor actividad sísmica, asimismo posee bocinas altoparlantes que fueron conectadas al sistema de alerta para que las personas sepan que hay un sismo; a partir de 2014 el gobierno de la Ciudad de México decidió invertir en la actualización del sistema y en colocar también cerca de 14 mil altoparlantes.
Además, existe un proyecto de CIRES para incrementar a 160 sensores, divididos en diferentes estados como Chiapas, Colima, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, México, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Tabasco, Tlaxcala y Veracruz, con una inversión de 820 millones de pesos.

El CIRES en México
Tras los sismos de 1985, un grupo de ingenieros se lanzó a la tarea de construir un sistema de alertamiento de sismos de grandes dimensiones que pudieran causar daños a la Ciudad de México y ciudades metropolitanas, para evitar una destrucción similar a la que se sufrió con los terremotos del 19 y 20 de septiembre del mismo año.

A partir de 2008 se inició la instalación de alertas sísmicas en casas y aulas de escuelas públicas de la Ciudad de México; en estas últimas, actualmente la cobertura es total.

Los primeros 19 sensores sísmicos se instalaron en 1989 en la costa guerrerense, sitio en que se encuentra la falla sísmica de la Brecha de Guerrero, de donde se espera una fuerte liberación de energía.

Ante el éxito de la alerta sísmica, en 1999 se iniciaron los trabajos para conformar un sistema similar para la ciudad de Oaxaca.

En 2005 los Sistemas de Alerta Sísmica de la Ciudad de México y de Oaxaca se enlazaron para trabajar de manera conjunta.

El Sistema de Alerta Sísmica está diseñado para que la señal se dispare de forma automática. Ha habido terremotos que son detectados, analizados y provocan el disparo de la alerta sísmica con más de un minuto de anticipación.

"En Morelos, sólo se deben colocar transmisores para avisar  a la población, aprovechando la infraestructura que ya tenemos  en los estados vecinos.” Juan Manuel Espinosa Aranda, director del CIRES

Ten muy presente que...

Para cualquier temblor que suceda fuera de la cobertura, el sistema no alertará.

Para un sismo con epicentro cercano a alguna de las ciudades consideradas, el aviso podría llegar igual que las ondas sísmicas.

Alerta sísmica
Entra en funcionamiento cada vez que ocurre un movimiento telúrico de intensidad moderada y se produce de la siguiente forma:

1.- Las ondas sísmicas que se producen en el hipocentro, es decir, en el subsuelo, se desplazan hasta ser captadas por los sensores sísmicos al nivel del suelo.

2.- Los sensores sísmicos están conectados a antenas de radio que transmiten su señal a otras similares en diferentes regiones del país.

3.- Antenas de radio conectadas en las ciudades transmiten la señal por la Ciudd de México y otras ciudades vulnerables.

4.- La señal es percibida por los ciudadanos, quienes toman precauciones para enfrentar el sismo.

El Gobierno federal tiene previsto ampliar la alerta a los estados de Veracruz, Chiapas y noreste de Oaxaca.

Por: José Luis Azcárate
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA: