Si aún tienes algunas dudas sobre esta opción de financiamiento, no está de más que antes de empeñar consultes algunas otras opciones, como un préstamo personal, de nómina o una tarjeta de crédito. 

Recurrir a esta modalidad de crédito es común en casos de emergencia; si te ves en la necesidad de solicitar un préstamo prendario toma en cuenta las siguientes recomendaciones

Que no sea con cualquiera

  • compara opciones, no dejes tus prendas en la primera casa de empeño. 

Date tiempo

  • Compara opciones, no dejes tus prendas en la primera casa de empeño.  

Checa la tasa de interés anualizada

  • Para elegir la que más liquidez te ofrezca, con una tasa de interés baja. Checa la tasa de interés anualizada: pues algunas casas de empeño manejan tasas muy elevadas.
  • Pregunta por el porcentaje de avalúo que te prestan
  • Es obligación de la casa de empeño informarte claramente todo el proceso antes de firmar el contrato.

Consulta la demasía

  • En caso de no recuperar tu prenda y que sea vendida, la casa de empeño debe darte la diferencia entre el valor de venta y el costo de la pertenencia.

Pregunta sobre los refrendos

  • Cuántas renovaciones tienes derecho y el aumento del plazo establecido para recuprar tu prenda.

No olvides revisar el CAT

  • Al igual que los créditos de los bancos, los préstamos de las casas de empeño tienen un Costo Anual Total, haz cuentas.