En los últimos meses el precio de las cosas no deja de subir y un gran numero de familias, buscan técnicas para ahorrar unos pesos en la compra de alimentos en los supermercados. Además de esto también ponen en marcha trucos financieros para evitar gastos innecesarios y lograr construir un buen patrimonio para pagar posibles imprevistos o para financiar viajes y otros deseos.

En ocasiones, un gran número de tácticas de ahorro suponen prácticas o gestiones monetarias que van dirigidas a grupos de personas que tienen un buen patrimonio o que tienen los suficientes conocimientos financieros y económicos, para gestionar debidamente su fortuna. Sin embargo, en el caso de la técnica de ahorro 80/20 no es necesaria una gran formación.

Según profesionales del ahorro, el 20 % que recibamos de nuestra nómina debemos dedicarlo a inversiones, ahorros o pago de deudas y a comenzar "un fondo de emergencia". Dentro del reparto de este patrimonio, debemos tener en cuenta que la mayor partida debería estar dirigida a un plan para la jubilación. "Los planificadores financieros comúnmente recomiendan reservar al menos entre el 10 y el 15 % de su sueldo para la jubilación".

El 80% restante debe servir para cubrir los gastos mensuales, como el alquiler o la facturas, pero también para pagar caprichos y deseos. Como se reparten estos fondos dependerá de cada persona. No hay un porcentaje recomendado para cada uno de estas áreas porque con el 20 % restante estamos asegurando una cantidad para imprevistos y ahorro.

La mejor forma de conseguir llevar a cabo correctamente esta técnica es programando operaciones mensuales de traspaso de dinero entre dos cuentas. Actualmente, la mayoría de los bancos te permiten configurar transferencias automáticas en sus aplicaciones o páginas web. "Al hacer esto, no olvidará apartar el dinero ni se verá tentado a gastarlo, fuera de la vista, fuera de la mente"

También puedes considerar estos 5 gastos que se pueden eliminar para mejorar el ahorro mensual.

1. Televisión por cable

La mayor parte del día estamos en el trabajo y sólo llegamos a ver la tele un par de horas por la noche. En este caso, para no prescindir totalmente del entretenimiento dentro de casa, lo mejor sería pensar en costear un servicio como Netflix, que es hasta 50% más barato. Otra opción es comprar un Apple TV o Chrome Cast para ver la televisión por Internet.

 

2. Mensualidades del auto

Pagar la mensualidad mínima muchas veces no funciona, si bien la deuda no crece, tampoco disminuye considerablemente y el tiempo para pagarla sólo se hace más largo. De ser posible, lo más aconsejable es aportar más de lo requerido para acabar pronto y pagar menos intereses. El bolsillo siempre agradece tener menos gastos.

 

3. Salir a cenar

Disminuir las salidas a comer y comprar sólo los alimentos necesarios para la casa es de gran ayuda. La lógica es que si se adquiere comida para la casa, entonces no tiene sentido ir a un restaurante. Es doble gasto.El crear planes de comida aporta al control del presupuesto. Por un lado, destinar determinada cantidad a comer fuera de casa y planear las veces que se va a salir; por otro, armar un calendario de los días que sería mejor cocinar.

 

4. La membresía del gimnasio

Si hacemos ejercicio de manera esporádica, por ejemplo, correr, en este caso, lo mejor es hacerlo en la calle. En internet también se pueden encontrar sesiones de yoga o acondicionamiento para hacer en casa.

 

5. Gastos hormiga

Entrar al supermercado sin una lista que nos sirva como guía de lo que debemos comprar es uno de nuestros grandes errores. Al final, terminamos por llevarnos a casa cosas que ni queríamos. Sólo somos presas de nuestros impulsos de consumidor. Nuevamente, lo mejor es asignar un presupuesto para las compras del hogar y respetar ese gasto. En la medida de lo posible, también es aconsejable dejar de comprar antojos como golosinas o café cuando vamos por la calle.  


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado