CUERNAVACA, MORELOS.- Uno de los principios básicos de los derechos de la niñez es reconocer que, para el pleno desarrollo de su personalidad, deben crecer en el seno de una familia, en un ambiente de felicidad y protección.
“Estábamos viendo los maltratos que tenía en su casa y nos pedía apoyo, finalmente decidió salirse”, comenta Francisco Zamora, uno de los primeros beneficiados del programa Familias Alternativas, mediante el cual hoy está a cargo de Dulce, una adolescente de 14 años que sufría maltrato por parte de su familia natural.
En el 2014, el caso de Dulce fue reportado a las autoridades por los maltratos y abandono que sufría fue remitida a un centro de asistencia social mientras duraba su proceso legal, afortunadamente, entró en vigor la nueva modalidad de Familias Alternativas, lo cual le permitió a sus vecinos recibirla para darle cuidados, cariño, atención e integrarla, de manera temporal a una familia.
“Pudimos hacer lo que ella nos pidió, apoyarla, yo me encariñé con la niña y ella con nosotros. Estamos haciendo una labor favorable, bonita; vamos a echarle las ganas para que ella esté contenta en la casa; se está adaptando bien, sin complicaciones”, agrega Esperanza Carranza, esposa de Francisco Zamora, quien al ver el maltrato que sufría la adolescente, decidió solicitarla en adopción; aunque no ha sido posible, ahora tienen la opción de ser una familia alternativa para ayudar a la joven mientras dura el proceso jurídico y la autoridad define si Dulce se queda con ellos permanentemente.

Opción para atender a menores
En julio de este año, se abrió en Morelos esta nueva opción legal para un niño o niña que tiene que ser separado de sus padres biológicos por abandono, negligencia, malos tratos o desamparo.

 

Por: Ddm Redacción /  [email protected]