compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- El puente peatonal que instaló la empresa encargada de la obra del Paso Express ha provocado inconformidad y preocupación en vecinos que tienen que cruzar la avenida Palmira, luego de que derrumbaran el paso vehicular.

En un recorrido que hizo Diario de Morelos (DDM), se pudo constatar las denuncias ciudadanas, las cuales manifestaron que el puente peatonal construido provisionalmente no cuenta con medidas de seguridad.

Debido a lo endeble el riesgo que existe de que los peatones que cruzan a diario el puente, entre ellos estudiantes del Conalep, la Coordinación Estatal de Protección Civil exhortó el martes a la empresa a reforzar las medidas preventivas y delimitar un área peatonal.

La empresa Aldesa, que es responsable de la construcción del Paso Express, recibió el exhorto para que tomara en cuenta la recomendación en el tramo de los kilómetros 94 al 93, es decir, a la altura del referido centro educativo.

En esta zona se ubica el puente provisional y es el paso de cientos de estudiantes y padres de familia del Conalep, por lo cual DDM pudo constatar que, a pesar del plazo de 24 horas y cinco días para que presenten un programa interno de protección civil, hasta ayer por la tarde aún no había tal seguridad para peatones.

Ayer, minutos después del mediodía, se recorrió la zona desde el Conalep hacia el puente del Río Amatitlán, donde no se observaron ni señalamientos preventivos para los estudiantes y peatones.

El emplazamiento del Gobierno del Estado hacia la empresa Aldesa fue en el sentido de reducir los riesgos e incrementar la seguridad, así como instalar señalamientos en la zona de tránsito peatonal, pero no se pudo observar ninguno de estos requerimientos durante el recorrido.

En el trayecto de este tramo, se pudo observar que en el “paso” de los peatones, por la parte del libramiento, hay regado material de construcción, no hay control para la salida y entrada de vehículos de carga y el riesgo es mayor por la falta de orientación y señalamientos.

El equipo de DDM subió el puente provisional que cruza la avenida Palmira, el cual se siente endeble, pues, de hecho al descender se debe extremar precauciones por la mala colocación de escalones, pues la separación de los mismos es tal, que a la persona se le dificulta pasar por ellos.

Durante el paso por el puente se tienen que agarrar de los barandales que están colocados de manera provisional y caminar despacio por lo resbaloso del piso y de los escalones, que, además, están llenos de polvo de la obra.

Otra de las quejas ciudadanas es que, en la salida del puente por el lado del Conalep, hay unas construcciones abandonadas.

A simple vista, se observa que fueron grafiteadas y son utilizadas como guarida de delincuentes que aprovechan la ausencia de seguridad pública para asaltar a estudiantes y peatones, según denunciaron.

Los lectores de DDM reportaron las irregularidades para que la empresa brinde la seguridad y tome en cuenta los riesgos que corren no sólo los peatones, también los propios trabajadores de la obra que utilizan este puente provisional.

Por: CARLOS SOBERANES
[email protected]