La comparecencia del fiscal General, del comisionado de Seguridad y del secretario de Gobierno, ante el Congreso, fueron reprogramadas por los diputados para el viernes 2 de octubre, por cuestiones de forma jurídica que no se cumplieron en tiempo.
Los diputados informaron al inicio de la primera comparecencia, la del fiscal Uriel Carmona Gándara, que la presidenta de la Junta Política y de Gobierno, Ariadna Barrera Vázquez, solicitó al presidente de la Mesa Directiva que se sometiera a votación del Pleno la propuesta de declarar en receso los trabajos, con la finalidad de dar tiempo a que se cumplan las notificaciones legales a los integrantes del Gabinete Ejecutivo, José Antonio Ortiz Guarneros y Pablo Ojeda Cárdenas, sobre el acuerdo por el que se les citó a comparecer, y se definen los formatos en los que se presentarán.
Antes de que el fiscal abandonara el recinto legislativo, al que llegó con antelación a la hora a la que fue citado, a pesar de que está obligado constitucionalmente a rendir cuentas ante el Congreso cada seis meses, fue objeto de un reconocimiento por parte del diputado Javier García Chávez, por su voluntad y compromiso.
Como se había anticipado, las comparecencias se llevarían a cabo a puerta cerrada, por lo que la presidencia del Congreso giró instrucciones para restringir el acceso al inmueble al que sólo se dio paso a diputados, al personal, al fiscal y a parte del equipo del que se hizo acompañar.
A su salida, Uriel Carmona dijo que debido al acuerdo de los legisladores no tuvo oportunidad de iniciar su informe; señaló que hubo un ambiente de tensión natural, por el tema de seguridad que priva en Morelos.

Por Antonieta Sánchez / antonieta.sanchez@diariodemorelos.com