La caída de un árbol de grandes dimensiones sobre una torre de alta tensión dejó sin energía eléctrica a distintas colonias de la capital del estado; personal de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) trabajó durante varias horas para restablecer el servicio.  
Derivado de los fuertes vientos y lluvia que se registraron la tarde noche del martes, la estructura de la torre de alta tensión número 30, ubicada a un costado de la capilla de la Sagrada Familia, en avenida Palmira, se dobló, y los cables quedaron suspendidos en el aire sobre otros cables que cruzan por la misma avenida.  
Con la caída de la torre de alta tensión, se informó que al menos el 20 por ciento de la ciudad se quedó sin luz por varias horas, entre ellos el hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y Cruz Roja. 
Con el paso del tiempo se fue restableciendo el servicio, tras acciones de respaldo en otras subestaciones de energía, que realizaron los trabajadores de la CFE en Morelos, además llegó para apoyo personal de Ciudad de México y Guerrero.   
Hasta el medio de ayer, en una parte de la avenida Palmira no había servicio de energía en las viviendas, y tras algunos sondeos de vecinos con los trabajadores de la paraestatal, les adelantaron que los trabajos para levantar la torre de alta tensión podrían durar dos días.  
Estas torres cruzan por una zona federal y el suministro proviene de la subestación de Palo Escrito, en el municipio Temixco, dotando a las zonas de Palmira, Tabachines y las torres de Teopanzolco, en Cuernavaca.

Por José Azcárate / jose.azcarate@diariodemorelos.com