Funcionarios de Wuhan y China, donde presuntamente se originó el nuevo coronavirus, mintieron sobre las tasas de infección, pruebas y número de muertes, “temerosos de que si informan, perderán su posición o algo peor”, afirmó la estadounidense Agencia Central de Inteligencia (CIA).

De acuerdo a un reporte retomado por los medios locales este viernes, la CIA advirtió desde principios de febrero a la Casa Blanca que Beijing subestimaba enormemente sus cifras y no se debía confiar en las mismas para realizar modelos predictivos en el combate del Covid-19.

Hasta ahora, y según fuentes del The New York Times, los funcionarios de inteligencia no han podido obtener números precisos a través de sus “esfuerzos de recolección”, pese a la petición del gobierno estadounidense para “priorizar la recopilación de información” sobre China.