Las extraordinarias lluvias que ha sufrido en los últimos tres días la provincia central china de Henan han dejado ya al menos 25 muertos, siete desaparecidos y escenas sobrecogedoras de gente atrapada con el agua hasta el pecho, en vagones de metro inundados, además de que las fuertes corrientes de agua arrastraron vehículos y obligaron a muchos empleados a permanecer toda la noche en sus lugares de trabajo.

La ciudad registró ayer lluvias torrenciales, como venía sucediendo desde el sábado, pero entre las cuatro y las cinco de la tarde (08.00-09.00 GMT) se alcanzó un pico de 201.9 litros de agua por metro cuadrado, una tromba inusitada de la que no había registros hasta entonces en Zhengzhou, de siete millones de habitantes, ni en toda China.

La mayor precipitación conocida hasta el momento en la ciudad se había desatado en 1975, con 198.5 milímetros por hora y metro cuadrado.

Desde el domingo, la lluvia caída en Henan registró una media de 445 milímetros, y el martes se alcanzaron en la capital entre 500 y 657 milímetros, según el Observatorio Meteorológico Central.

Las lluvias estacionales provocan cada año inundaciones en China, pero no de esta magnitud, los expertos aseguran que la intervención humana y el cambio climático han provocado lluvias más intensas.


Cumple los criterios de   The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado