La cerveza es una de las bebidas que mejor representan la impronta mexicana. El país es uno de los principales productores de esta bebida en el mundo, con un total aproximado de 110 millones de hectolitros por año. Esto hace que las cervezas locales sean apreciadas en muchos otros lugares. 

    Las marcas mexicanas de mayor renombre internacional son industriales, como Corona o Modelo. Sin embargo, en los últimos años ha estado aflorando la tendencia de producir y consumir cerveza artesanal. Esto ha cambiado un poco el estado de cosas, tanto por el modo en el que varía el gusto del público como por la mayor conciencia que se genera sobre la naturaleza de la bebida.


 

Cómo iniciarse en la cerveza artesanal

    Esta práctica despierta el ingenio y la creatividad de las mentes inspiradas. La elaboración de bebidas fermentadas como la cerveza se parece a la actividad de un laboratorio químico, donde la proporción exacta de cada componente determinará el resultado final del producto. Para tener una idea aproximada sobre cómo se inicia este proceso, puedes probar este juego para crear tu cerveza, donde se da un pantallazo general a la producción.


   Si lo tuyo no es la producción sino el mero consumo, también hay material para explorar en el rubro de cervezas artesanales. Hay una gran variedad de sabores, tonos y texturas para descubrir, que van desde las Pilsen hasta las robustas Barley Wine, pasando por los sabores amargos de las Pale Ales. Cuanto más se conoce sobre este mundo, más se puede apreciar las variedades de bebidas. 


   Tanto el consumo como la producción de cerveza artesanal han avanzado enormemente en los últimos tiempos. Los pequeños productores han mantenido un crecimiento sostenido, que les ha permitido unirse en cooperativas y expandir su industria. Asimismo, el conocimiento general sobre este producto en la sociedad mexicana se ha vuelto más específico y masivo.


La expansión de la cerveza artesanal

    La cerveza artesanal implica una experiencia gastronómica diferente. Los bares y restaurantes especializados en esta bebida tienen muy en cuenta todos los detalles, y realizan sus menús en consonancia con este espíritu. Los platos con los que se une la cerveza artesanal también tienen una impronta casera, como el pan de campo, los quesos frescos y las tapas del estilo español.

   Esta propuesta comenzó como algo innovador, pero hoy en día se ha transformado en una corriente mainstream tanto en México como en el resto del mundo. Lo que surgió como una propuesta exclusiva y solo para entendidos se ha masificado, y con ello se ha perdido y ganado algo. Por un lado, se perdió el misticismo de la cerveza artesanal como producto casi secreto; por el otro, se ganó en diversidad de variedades y en alcance social.

    Las cervecerías que se especializan en productos artesanales se solían asociar con una impronta de taberna antigua. Esta es la estética principal que rodea al mundo de la cerveza artesanal, y ha tenido un impacto fuerte en los consumidores. De hecho, las cervecerías de esta índole son uno de los puntos de encuentro más concurridos del país, y uno de los lugares favoritos a la hora de celebrar eventos, como el reciente Día de San Valentín. 

¿Por qué se volvió viral la cerveza artesanal?

   Los cambios en el consumo de cerveza en los últimos años han sido muy significativos y marcados. Progresivamente, se pasó de un mercado donde las únicas opciones eran industriales hasta la actualidad, donde las cervezas artesanales son la primera opción en muchos bares y restaurantes. 
    Esto se debe sobre todo a un cambio de conciencia de consumo en todo el mundo. Con el cambio de siglo, se vio una intención por ampliar las dietas con rumbos más saludables. Asimismo, la globalización hizo que muchos de los materiales se volvieran accesibles para una mayor cantidad de gente. La cerveza artesanal ocupó un lugar de privilegio en estos cambios porque no es tan difícil de hacer y porque sus resultados son del gusto de la gran mayoría.
    De hecho, en el marco de la pandemia se desarrollaron sistemas de venta de cerveza artesanal a domicilio. Esto es más que ilustrativo sobre la gran demanda de este producto en la actualidad. Además, la naturaleza de las bebidas artesanales hace que florezcan las pequeñas empresas. La impronta de la cerveza casera tiene mucho que ver con el espíritu autogestivo, opuesto al corporativismo de las grandes empresas industriales. Esto propone un cambio incipiente en los sistemas de producción y comercialización de la cerveza.