En el National Mall de Washington D.C. se han colocado casi 200 mil banderas para representar a los ciudadanos que no podrán asistir a la toma de posesión de Joe Biden como presidente este año por la pandemia y como medida para extremar la seguridad. Además, se ha iluminado la zona con 56 pilares, uno por cada estado y territorio del país.

Debido a la pandemia del coronavirus, muchas de las actividades del día serán virtuales, entre ellas el tradicional desfile por la Avenida Pensilvania después de la juramentación.

 

 

Los organizadores han dicho que el desfile será “virtual” en todo Estados Unidos y Biden será escoltado hacia la Casa Blanca tras la inauguración.

La audiencia en vivo estará limitada a miembros del Congreso, cada uno de los cuales solo podrá llevar a una persona. Habrá medidas de protección por el coronavirus, como la máscara obligatoria, pruebas, tomas de temperatura y distancia social para los participantes.

Después, Biden y la vicepresidenta Kamala Harris participarán en una revisión tradicional de tropas en el frente del edificio y desde allí el nuevo presidente será escoltado por representantes de cada rama del ejército hasta la Casa Blanca.

También está programada una actividad presencial de colocar coronas florales en la Tumba de Soldado Desconocido en el Cementerio Nacional de Arlington, en Virginia, con Biden, Harris y los expresidentes Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama junto con sus esposas.