Cuando Lauro Ortega Martínez como Gobernador del Estado decidió construir un aeropuerto, en las cercanías de Cuernavaca encontró dos alternativas… Una fue en el tramo conocido como Loma Larga por los rumbos de Vista Hermosa, paralelo a la Autopista Alpuyeca-Acapulco, donde hubo oposición por parte de lugareños de Xoxocotla… El espacio alternativo para el deseo del Gobernador, los ingenieros lo ubicaron en terrenos del poblado de Tetlama, que sin ser el mejor lugar, fue el que impulsó el todopoderoso don Lauro, con todos los recursos que reclamaba esa obra que sólo resultó ser el incipiente Aeropuerto de Tetlama, al cual se le impuso el nombre de Aeropuerto de Cuernavaca… Con el paso de los sexenios, poco o mucho hicieron otros gobernantes para que esa Terminal Aérea mejorara sus condiciones, misma que sólo puede recibir determinado tipo de aviones mayores, no tan grandes, por razón de las condiciones del espacio aéreo y lo corto de su pista… En varias ocasiones hubo intentos que se lograron y fructificaron pero pronto fracasaron, no tanto por la capacidad de los empresarios sino por las ambiciones de los del Gobierno del Estado, que en ese lugar pretendieron imponer sus caprichos, no siempre legales y “sacar raja” por el cobro de diezmos y negocios, incluso no turísticos que ahí se realizaron, bajo las extrañas circunstancias del Poder… Subsecuentes mandatarios como Antonio Rivapalacio, Jorge Carrillo Olea, Jorge Morales Barud y Jorge Arturo García Rubí, algo o no mucho hicieron por el Aeropuerto, aunque sí permitieron el establecimiento de modestas aerolíneas como lo fue la efímera AeroMorelos de Carlos Ruiz Venegas, con vuelos a Ixtapa-Zihuatanejo, Acapulco y Huatulco… Pronto llegó la Aerolínea Colibrí de Jorge Rodríguez Marié, con aviones mayores y rutas hacia Morelia, Guadalajara, Mazatlán, Culiacán, Hermosillo, Mexicali y la de Tetlama a Monterrey… Ambas Aerolíneas como servicios fueron un éxito comercial, pero de nuevo las ambiciones y perversidades dieron al traste con ellas… Empresas “de las grandes” lograron e hicieron su propio esfuerzo, se establecieron pero fueron fugaces por la misma circunstancia de “los diezmos” y la ambición desmedida proveniente de los espacios del Gobierno Local e incluso, hubo referencias de presuntas torceduras por cuanto a la utilización de este Aeropuerto por parte de ciertas personas y funcionarios, cuyos nombres se anunciaron en la vida pública de Morelos… Y así transitaron los gobiernos de Estrada, quien le metió decenas o cientos de millones de pesos al Aeropuerto e incluso según lo dijo, ahí instaló un Museo de la Aviación… Entre dudas, aciertos y desaciertos, transitó la vida de este Aeropuerto en los tiempos del panista Adame y luego en el sexenio de Graco Ramírez, con poco aprovechamiento comercial según convino a sus intereses… De los actuales tiempos, sólo se sabe que en el Aeropuerto de Tetlama hay una Academia y se encuentran abandonadas múltiples aeronaves, muchas convertidas en verdadera chatarra como vestigios de lo que fueron AeroMorelos y Colibrí, junto con avionetas y algún “Jet Ejecutivo” inservible o en espera de que sus propietarios si es que existen, aparezcan paguen sus adeudos y los arreglen si pueden, tras el abandono de años en que quedaron… Recientemente, dos acciones escandalosas se vivieron en ese Aeropuerto, una fue la salida “por robo” de un Jet Hawker 800, sorpresivamente sacado de ahí bien cargado de gas sin bitácora, sin permiso ni ruta de vuelo, y sí con todas las facilidades que según se descubrió tras las pesquisas obligadas, fue llevado a Venezuela donde lo cargaron de droga y en tiempo récord, tras menos de 24 horas, ese avión se estrelló en tierras guatemaltecas, donde quedaron esparcidos los restos de sus dos tripulantes, los de la nave y su ilegal cargamento… Acá las autoridades por voz del secretario Pablo Ojeda, sólo dijo que estaban en espera de que el dueño del Jet o alguna empresa hiciera la denuncia de su robo, de lo cual hasta el momento, no se sabe nada… El otro avión, un 727 de 180 pasajeros perteneciente a la Empresa AirWays, según la Secretaria de Hacienda ha sido declarado como Deudor al Fisco y por lo tanto tendrá que ser incautado por parte del Gobierno Federal… Como sugerencia al margen si se cumple este Embargo, Andrés Manuel López Obrador puede enviarlo a un remate de esos que tiene instrumentado, siempre y cuando no se lo roben los responsables de esos encargos como ahí ha ocurrido, o bien meterlo a una Gran Rifa de la Lotería Nacional para hacer otro circo… ¡Ahí se las dejamos! ¡Hasta mañana que será un día más..!

Por Pablo Rubén Villalobos / pablorubenvillalobosh@hotmail.com