Pregunta Ingenua: ¿Al vapor? Durante decenios, bajo la tolerancia de las autoridades gubernamentales nos hemos acostumbrado a saber que en determinados espacios comerciales se expenden certificados, diplomas, reconocimientos y títulos de todas las profesiones habidas y por haber a disposición del mejor postor, cínicamente, en la Plaza de Santo Domingo frente a la puerta posterior de la Secretaría de Educación Pública en la Ciudad de México… Los impresores que expenden desde tarjetas personales hasta las postales, papel membretado y quién sabe cuántos más documentos que ahí se elaboran, lo más significado y trascendente son los títulos apócrifos ofrecidos, vendidos y comprados al precio que cada cristiano interesado les pueda pagar… Muchos de esos títulos con todos los elementos de acreditación, lo mismo de instituciones educativas patito que de las famosas y las oficiales, hasta con los números de folios y matrículas, incluyendo emblemas, símbolos, nombres y firmas de sus directivos, son los que se han descubierto cuando se han hecho las investigaciones, dejando en evidencia y vergüenza a los pseudo profesionales así acreditados, que usurpan mediante tales documentos la profesión para la cual nunca estudiaron… Los ejemplos vergonzantes por este tipo de desvergüenzas, se encuentran por cientos entre sesudos de todas las profesiones como abogados, médicos, ingenieros, arquitectos, maestros, doctores, astrónomos, extraterrestres, marcianos y quién sabe cuántos más… Recientemente, la actividad de las universidades para cumplir con la tramitología de los títulos de a deveras para sus alumnos, quienes verdaderamente estudiaron y aún en nuestro tiempo por algunos que se colaron o los colaron por una lana, y así los acreditaron los de ciertas instituciones universitarias o de enseñanza superior que para ello se prestan, hoy a través de los correos les están dando aviso a sus egresados para informarles que ya está su Título, lo cual motiva a los interesados a recogerlos y proceder a la otra tramitología, la de la Cédula Profesional que hasta hace dos o tres meses, era burocráticamente, lenta, tardada y tortuga… Quién sabe a quién se le prendió el foco, pero el caso es que a partir del mes de agosto o septiembre empezaron a anunciar la entrega de Cédulas Profesionales no necesariamente en forma presencial en la Capital de la República ante la Dependencia responsable, a donde como peregrinaciones llegaban todos los pasantes de quién sabe cuántas instituciones del País, a padecer la atención de sus burócratas que por fin, parece que han sido hechos a un lado para dar paso a la entrega de Cédulas Profesionales mediante envíos electrónicos, bajo una serie de claves que se otorgan y entregan a quienes se los ganaron y los merecen… Piensa mal y acertarás… Ante esta nueva moda cibernética, esperamos que no haya riesgo de que aparezcan los hackeadores para relevar a los vendedores de títulos profesionales de la Plaza de Santo Domingo ya referida, y dar paso a los nuevos mercaderes de las Cédulas Profesionales mediante lo electrónico y cibernético… ¡Cuidado, mucho cuidado con los títulos de Santo Domingo y más cuidado con los posibles hackeadores de las nuevas Cédulas Electrónicas, que sólo serán un correo con una impresión cualesquiera, en una vulgar hoja de papel..! ¿Las mandarán los de profesiones dependientes de la Secretaría de Educación Pública con hologramas y códigos de protección infalsificables..? ¿Por cuánto tiempo para los hackeadores..?

Puyazo: ¡La CFE, al ataque..! Sin decir agua va, como regalo de fin del sexenio de Enrique Peña Nieto, la Comisión Federal de Electricidad nos clavó el puñal… Las inconformidades y repudio por parte de los habitantes del País no se hicieron esperar contra el tarifazo de la Paraestatal, por ser visto como un atraco contra los mexicanos… En los hogares, comercios, oficinas, factorías, industrias, hotelería, espacios turísticos, en los del Gobierno y quién sabe en cuántos más, la mentada CFE aparece como una empresa gubernamental de horca y cuchillo… Y como ya se van, los silbidos maternales de 5 tonos en su contra, están a la orden del día… ¡Qué madrazo de Enrique y sus congéneres..! ¿Lo acordó con Andrés..?¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos

[email protected]


Loading...