Vayan datos confirmados para tapar bocas aulladoras… Tras la desgracia vivida por más de 20 vecinos de Cuernavaca encabezados por el Alcalde de la Municipalidad, secretarios, regidores, empleados del Ayuntamiento y acompañantes, tras los primeros momentos, horas y día de los hechos las voces provenientes de quién sabe cuántos ignorantes o sabiondos de quién sabe cuántos rumbos y mediocres, empezaron a lanzar sus acusaciones, veredictos y hasta sentencias, muchos de ellos infundados, en ánimo de intentar hallar de inmediato culpables o encontrar la forma de desviar la atención frente a los verdaderos responsables… Por ello, vayan algunos datos referenciales por el Paseo Ribereño denominado Alfonso Sandoval Camuñas… Fue precisamente este Presidente Municipal quién murió a temprana edad, el Edil Mayor que tuvo la generosa idea puesta en sus manos como propuesta por algunos personajes de nuestra Capital del Estado, en ánimo de rescatar y aprovechar el tramo de la Barranca de Amanalco que en su pendiente Norte-Sur desde El Parque Porfirio Díaz por rumbos de El Calvario, hasta su salida en Los Arcos del Acueducto de la Calle de Guerrero, conocido ese espacio como Los Lavaderos, en el entronque con la Calle de  Carlos Quaglia, donde se vivió el drama… Este Paseo en su origen de acuerdo con los técnicos, estaba calculado para 25 años de resistencia con los mantenimientos necesarios en sus diversas áreas e infraestructura, por la permanente humedad que propicia la Barranca que prohíja herrumbres y reblandecimientos… En tiempos de diversos Alcaldes de diversos colores partidistas, hubo mantenimientos, descuidos y clausuras contra ese Paseo Ribereño… Llegados a la Alcaldía cada uno en su tiempo de tres años, primero los panistas José Raúl Hernández Ávila, Adrián Rivera Pérez y Jesús Giles Sánchez; luego los priistas Manuel Martínez Garrigós y Jorge Morales Barud y el Pesumista quien llegó a ser el actual gobernador, cada uno de ellos puso su sello, unos sin hacerle nada al Paseo Ribereño, otros tratando de recuperarlo para beneficio de los cuernavacenses y del turismo, pero el último Edil Mayor mencionado, lo cerró tras el sismo de septiembre de 2017… Así se mantuvo durante varios años hasta mediados de la anterior Administración Municipal, como consecuencia de la llegada de recursos por casi 3 y medio millones de pesos, vía el Fideicomiso para el Desarrollo Económico de Morelos -FIDECOM-… Por conducto del Gobierno del Estado procedieron los representantes del Ejecutivo a realizar la tramitología para cumplir con el proceso de licitación para la Empresa que luego se encargó de la obra por este proceso… En cuánto a la autoridades municipales, los del Ejecutivo no permitieron la presencia del Alcalde Capitalino en turno por lo cual sólo firmaron el documento correspondiente, el Secretario y Subsecretario de Obras Públicas Municipales, es decir, la obra sólo estuvo bajo la supervisión del Ejecutivo del Estado, quién de inmediato luego del accidente por el hamacazo ribereño, mandó un Comunicado con los explicativos correspondientes por cuánto a las obras realizadas en aquel momento, mismas que según dijeron, fueron: dos baños, el puente de herrería pintado de verde bajo la avenida Leandro Valle; la iluminación, adecuaciones y rehabilitación de andadores y el retiro de tuberías obsoletas, cascajos y basura… Al momento del hamacazo o caída del Puente Colgante, los vociferantes empezaron a buscar culpables… ¡Hasta mañana que será un día más..! 

Por: Pablo Rubén Villalobos / pablorubenvillalobosh@hotmail.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado