El próximo 30 de julio será cuando la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) y Boeing realicen, finalmente, el segundo vuelo de prueba sin tripulación de la cápsula Starliner hacia la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés).

Cabe recordar que a finales de 2019 esta nave intentó hacer un primer vuelo sin éxito, puesto que estuvo a punto de perderse dos veces y no consiguió acoplarse a la ISS, por lo que debió regresar a la Tierra.

Desde el mes de marzo de 2021 se tenía previsto que se llevara a cabo esta segunda prueba, la cual después fue pospuesta para abril, y ahora Boeing acaba de anunciar la nueva fecha de lanzamiento. Para ello, aseguró que completaron un ensayo de misión de principio a fin, utilizando hardware de vuelo de alta fidelidad y software de vuelo final. Así se busca garantizar la preparación del equipo y los sistemas combinados.

Starliner-uno-1024x576.jpg

Fueron los astronautas de la NASA Barry ‘Butch’ Wilmore y Mike Fincke quienes estuvieron monitoreando cada evento dinámico desde el interior del laboratorio, utilizando las pantallas de la tripulación conectadas al simulador. Ellos, junto con la astronauta Nicole Mann volarán en la próxima misión de Starliner.

Esta cápsula está diseñada para acomodar a siete pasajeros cómodamente, se puede utilizar para misiones espaciales en la órbita terrestre baja. En tanto, los vuelos a la ISS llevarán hasta cuatro miembros de la tripulación patrocinados por la NASA. También cuenta con internet inalámbrico y tecnología de una tablet para la interfase de la tripulación.

Starliner está dotada con un sistema de paracaídas y airbags, que en su regreso a la tierra le ayudará a aterrizar en tierra firme y no en agua. Así puede ser reutilizada hasta diez veces, con un tiempo de diferencia de seis meses entre cada una de ellas.

Una de las características que le permiten a la cápsula de Boeing reducir el tiempo de entrenamiento para la tripulación es que tiene un acoplamiento autónomo. De esta manera el vehículo orbital se prepara para las próximas misiones que realizará la NASA.