Los riñones son órganos ubicados en la región lumbar del cuerpo y que realizan funciones tan importantes como la de filtrar las toxinas de la sangre a través de la orina, producir hormonas y mantener el equilibrio de minerales como el calcio y el fósforo.

Los principales padecimientos del riñón son los derivados de las enfermedades crónico degenerativas como la diabetes mellitus y la hipertensión arterial, ya que cuando éstas no se controlan, propician la enfermedad renal crónica, según autoridades del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Malos hábitos alimenticios, sedentarismo y no beber agua son, entre otras, algunas de las situaciones que provocan daños a los riñones, mismos que afectan de forma importante la calidad de vida de las personas.

La mayoría de las enfermedades renales atacan las nefronas, estructuras pequeñas que filtran los desechos y el exceso de agua de la sangre.

Una de las principales características de estas afecciones es que pueden no manifestarse durante años, pero cuando se presentan deterioran de forma importante la calidad de vida de la persona afectada, por eso se denominan “asesinos silenciosos”.

Si se detectan a tiempo, estas enfermedades pueden combatirse. No obstante, si los riñones fallan completamente, se requiere de un trasplante renal o el tratamiento con diálisis para reemplazar la función que normalmente desempeñan los riñones.

 

En Laboratorio CDI puedes realizarte  estudios para cuidar tu salud

 

Insuficiencia renal

 

La insuficiencia renal se presenta cuando hay alteración en la función de los riñones, puede ser uno o ambos, afectando la filtración de toxinas del organismo, los cuales se pueden acumular de manera peligrosa, ocasionando el aumento de la presión arterial y alterando la producción de glóbulos rojos.

 

El principal trabajo de los riñones, es eliminar toxinas y líquido extra de la sangre, por lo que cuando este órgano deja de funcionar correctamente se requiere el uso de un equipo artificial que auxilia a la persona a eliminar estas sustancias nocivas.

En México, se estima que cada año mueren cerca de 80 mil personas por este padecimiento y se detectan cerca de 40 mil casos nuevos, lo que convierte a las enfermedades renales en la 5ta causa de muerte.

La insuficiencia renal se deriva principalmente de enfermedades crónico-degenerativas y no controladas, como: diabetes mellitus, hipertensión arterial, enfermedades inflamatorias como la nefritis, lupus, trastornos de la circulación sanguínea, entre otros. 

Aunque también se identifican otras condiciones médicas importantes que pueden contribuir al desarrollo de la afección renal, como la obesidad, altos niveles de colesterol, automedicación, ingesta de sustancias tóxicas e incluso como complicación tras una cirugía, por ello que es indispensable que ante cualquiera de estos padecimientos se reciba atención médica inmediata y un seguimiento puntual a los tratamientos establecidos.

 

CDI te ofrece precios especiales adquiriendo tus estudios en línea

 

Cómo prevenir las enfermedades renales

 

 

1.-Limitar el consumo de grasas, ya que quienes tienen altos niveles de colesterol son más propensos a sufrir un problema renal.

 

2.- Si se padece diabetes, es fundamental llevar un control médico adecuado de los niveles de glucosa en la sangre.

 

3.- Reducir el consumo de sal en las comidas, pues en exceso tiende a subir la presión arterial y con ello perjudica a los riñones.

 

4.- Consumir agua diariamente. La falta del consumo de agua favorece el desarrollo de enfermedades renales, formación de cálculos en el riñón e infecciones urinarias. 

 

5.- Acudir anualmente a una revisión médica integral, para recibir orientación y atención oportuna de salud, así como realizar estudios de niveles de glucosa. 

 

6.- Realiza ejercicio físico de forma regular, al menos 20 minutos diarios. 

 

7.- Duerme 8 horas al día. El descanso es vital para el correcto desarrollo de la actividad diaria y previene la hipertensión, la diabetes y el sobrepeso.

9.- Lleva una alimentación equilibrada, que te aporte todos los nutrientes esenciales y la energía que necesitas. 

10.- Controla tu presión arterial y el nivel de azúcar en sangre. Tanto la tensión arterial alta como la diabetes pueden ser causa de enfermedad renal crónica.

 

11.- Evitar la ingesta de alcohol y tabaco.

 

12.- Moderar el consumo de medicamentos antinflamatorios y evitar automedicación.