compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- De acuerdo con el estudio ‘Evolución de las reclamaciones imputables a un posible fraude’, realizado por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios financieros, el 68 por ciento de las reclamaciones al organismo tuvo como origen un posible fraude, en materia de robo o extravío, falsificación, comercio electrónico y transferencias.
La Condusef apunta que “el canal más reclamado, tanto en tarjeta de crédito como de débito, corresponde a la Terminal Punto de Venta (TPV)”.
“El monto reclamado por los clientes de la banca en México debido a un posible fraude asciende a 3 mil 072 millones 264 mil 732 pesos, y la principal causa de reclamación son los cargos no reconocidos por consumos no efectuados”, indica el organismo.
Y añade “que las reclamaciones imputables a un presunto fraude las entendemos como aquellas en donde el usuario manifiesta consumos no reconocidos por robo o extravío del plástico, la clonación de la banda magnética, las compras remotas o ventas por teléfono o internet, las transferencias electrónicas no reconocidas, el robo de identidad o falsificación de datos personales y las prácticas engañosas para obtener datos en cajeros automáticos”.

Ingenio criminal
El robo de identidad es cuando alguien roba tu información personal y financiera para suplantar tu identidad y obtener beneficios de forma fraudulenta.
Cuando esto sucede, no sólo pierdes dinero, también se daña tu reputación financiera. Los ladrones emplean varios métodos para acceder a tu información, te decimos cómo evitarlos

¡Ganaste un sorteo!...
En el que no participaste. Cualquier forma de beneficio que te haya sido asignado, aparentemente por azar, como ser intermediario de depósitos desde países exóticos y así obtener comisiones con sólo otorgar tu información financiera, se trata de fraude.

Peligro en la red
En los correos electrónicos fraudulentos también suelen remitirte a páginas electrónicas, prácticamente idénticas a las de las instituciones bancarias, en las que te solicitan datos que generalmente los bancos no te piden, como el  NIP de tu tarjeta.

Nunca dan la cara
Los ‘ejecutivos’, entidades o empresas que te ofrecen estos premios y recompensas lo hacen utilizando diferentes vías, como puede ser por teléfono o correo electrónico, nunca personalmente.

Beneficios ‘sólo por hoy’.
Usualmente te venden productos, como seguros de vida o servicios de mantenimiento, sumamente baratos y cuya oferta debes aprovechar, solicitan tu información para hacer el cargo.

Problemas con tus cuentas
Pueden llamarte o enviarte correos electrónicos solicitándote que proporciones tu información personal, ya que hay dificultades con tu cuenta de ahorro.

Al momento de comprar
En las Terminales Punto de Venta, los delincuentes pueden adherir dispositivos que obtienen la información de la banda magnética de tu tarjeta.

Qué hacer si ya caíste
No hay mejor herramienta que la prevención, pero en caso de que seas víctima de fraude, puedes tomar algunas acciones para remediar el daño.

Denuncia
Si detectas que tu identidad ha sido robada o que se ha hecho mal uso de tus datos financieros, denuncia el fraude ante el Ministerio Público.

Cancelación
Si tu tarjeta de crédito fue clonada, cancélala de inmediato y acude al banco a resolver tu problema, si no obtienes respuesta, acude a Condusef.

Limpia historial.
Si derivado del fraude se reporta una mala nota en tu historial crediticio, presenta una solicitud de aclaración ante Buró de Crédito.

¿Para qué quieren tus datos?
Una vez que los delincuentes obtienen tu información, la utilizan para:
Recabar tu información financiera (fecha de vencimiento, número de tarjeta o contraseña) para clonar plásticos y utilizarlos para compras con cargo a tu cuenta.
Solicitar préstamos, a su nombre, pero con cargo a tu cuenta, o bien realizar compras con cargo a tu tarjeta o manejar cheques sin fondos.
Hacer compras por internet, por teléfono, aun cuando por estas vías es más fácil localizar a los responsables de cargo.

¿Cómo protegerse?
Siempre y cuando el fraude se reporte a tiempo, se considerará a la personas como no responsable por cuestiones como clonación o cargos luego de un robo (que se notificó en cuanto fue detectado).
Pero, antes de que te veas en la necesidad de recurrir a una reclamación, debes:
Exigir en restaurantes y gasolineras que los cargos a tu tarjeta se realicen frente a ti, es decir, con terminales móviles.
Revisar que las Terminales Punto de Venta no tengan aparatos añadidos, con los cuales puedan robar tus datos financieros.
Considerar que las instituciones financieras nunca pedirán tus datos bancarios por ningún medio que no sea en la sucursal bancaria y de persona a persona.
Nunca enviar vía correo electrónico tus datos bancarios.

Por: DDM staff / [email protected]